La relación



http://www.amazon.com/dp/B00GYSL1K0



A vuestra disposición, y se agradecerán los comentarios; ya me vais diciendo.
Aquí.


Dice, Luis Amézaga:


"La relación" está dividido en capítulos, pequeños ensayos que pueden leerse de forma individual, aunque sería aconsejable hincarle el diente a la pieza entera y por su orden porque mantiene un tono de esfuerzo que es muy aconsejable para los músculos. Parece que el autor guarda siempre un pensamiento sorpresa para la siguiente línea, un pensamiento que calla, o que te deja mudo, un pensamiento que te insta a seguir leyendo hasta que descubras la llave que abre todas las puertas. En este lado de la galaxia se escribe así. Por ejemplo, si ustedes discuten si en España la gente es en su mayoría o no de confesión católica, el autor le abofeteará afirmando que el catolicismo es España y lo explica. De Buñol al cielo.
            Con el libro "La relación" creo que he superado mi récord de lectura delante de la pantalla: más de setenta páginas de tirón. Y el resto en la siguiente tanda. Y es que cuando acababa de leer un párrafo o un capítulo en el que me había visto interpelado, en el que se me exigía reflexión y autocrítica, de manera masoquista buscaba más, como si la exigencia se quisiera superar a sí misma. Tengan cuidado, porque si dan de comer al espíritu, éste se vuelve insaciable. No hay frivolidad en este trabajo, ni una sola línea inconsistente. Hay una guerra cruenta y se desarrolla en el campo del lenguaje. Perded la guerra del lenguaje y os habréis perdido para siempre. Sí hay anécdota, que nace del conocimiento y la experiencia individual para subirse a la noria universal. No por casualidad uno de los capítulos está encabezado así: "Pensar localmente para influir globalmente". Pero sobre todo hay cavilación, preocupación y advertencia de un hombre comprometido con la inteligencia, que transmite la Cultura para desarmar a las modas y a las culturas de todo a cien, que escribe en voz alta sobre asuntos que no son desechables ni caducan. ¿Se puede disfrutar con un texto denso y exigente? No lo duden, se disfruta mucho más que con un texto insustancial. Pero si ustedes prefieren la felicidad de los que asumen unas opiniones allá por la juventud y no piensan cambiarlas aunque reviente el mundo por sus cuatro costados, aún están a tiempo de huir de este libro. Sus referencias históricas traídas a la orilla de la actualidad, pueden hacer que se les atragante la cerveza: " Es que en Roma había esclavos: sí; que acababan la jornada laboral a mediodía, y luego los había que desarrollaban sus artes: sea alfarero o zapatero, o tejedor o lo que fuera, y se emancipaban: también los había que se pasaban la tarde protestando contra la esclavitud en las tabernӕ, y claro, nunca se emancipaban..."
            "La relación" sabe a crónica: de un país, de una generación, de una cultura, de un futuro que ha de seleccionar lo que hemos ido dejando atrás por desidia, insensatez o estulticia. "Un presente continuo", eso es.
            Cada paso de este libro da para una conversación, para una discusión si hace falta, por qué no. Si ustedes quieren discrepar del autor, harán muy bien, sólo les pido que lo lean con atención y dediquen al menos la mitad de tiempo que él a reflexionar sobre las ideas bien armadas y datadas con las que se encuentren. Es lo menos.


Dice,  Anita Noire
No tengo por costumbre comentar nada si no tengo nada interesante que decir. Hoy lo tengo. Hace un par de semanas cayó en mis manos tu libro, pero que te voy a decir que no sepas. Dos fines de semana para recorrer en vertical, y hasta en horizontal, "La relación". No es un libro fácil, para nada. Relatos que son la crónica de un país de un modo, poco trillado de ver que no puede leerse de un tirón, no al menos para mí. Comprender, requiere colocarse cerca de la visión del que lo escribe y eso, a mí, me ha requerido volver sobre lo leído. Pero por eso bueno, porque no es fácil y porque hay que entrar hasta el tuétano para que cobre sentido. Debemos agradecer el alejamiento de la literatura facilona porque de esa ya tenemos más que suficiente. Altamente recomendable.

 Serena dijo...
Empecé a leerlo pensando que era un libro un poquito extraño. ¡Pero realmente me gustó mucho! Sin duda es un libro diferente, pero mola.
Muy recomendable. No os lo perdáis
6:26 p.m

Y dice, un amigo de Buñol:
Para variar, en la Calle nueva me han dado en el alma:

"Te recuerda muchas cosas que las sabes pero las ignoras"

Y es la clave de "La relación" y me ha llegado al alma esa consideración, que a mí jamás se me habría ocurrido.


Y dice, Juan Granados:


un trasunto de repaso general a la vida a través del pensamiento propio, una suerte de memorias comentadas sobre lo general que, quiérase o no, conforman una ética completa o, lo que resulta mucho mas importante en medio de los tiempos infames que corren o se nos hace trasegar, la visión del mundo de un español de los que van por lo derecho y dicen lo que les perece y les da la gana desde una muy erudita visión personal libre de falsa corrección y de pelos en la lengua.
Bueno, diríase, así comenzó Espinoza y casi lo matan en Ámsterdam de una mala puñalada, pero lo que dejó dicho aún nos alimenta en las tardes de mediano pasar de los domingos sin historia. Hay que leer a Ignacio, mas de una vez, ponerlo de cabecera en la escueta mesilla y disfrutar de la libertad en negro sobre blanco, pues de eso va “La Relación”.