Comandante Compañera

La comandante Seminova voló libre en La Galaxia durante un tiempo: entre otras vicisitudes que rodearon su nacimiento, hubo una serie inusual y multitudinaria de correos pidiéndome permiso para su reproducción: venían de Miami, y conforme supe por algunos de ellos circulaba profusamente por Cuba; por supuesto tuvieron mi permiso y conformidad; y ahora sale a la venta en electrónico tal y como ha corrido por todo el mundo y tal como espero que os guste, y me lo comentéis.


http://www.amazon.es/Comandante-compa%C3%B1era-Ignacio-Tom%C3%A1s-ebook/dp/B00AMAUIDC/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1387627352&sr=8-1&keywords=Comandante+compa%C3%B1era







Comandante compañera



Según  F. Escobar:

tu novela tiene para grandes cualidades es sugerente reflexiva y contestataria, tiene aquello que Ezra Pound definia como la carne cruda de que la mala literatura carece.

3 comentarios:

Dhavar dijo...


Ignacio, tienes que decidirte - bueno, tú y todos-, pues estás en una contradicción imposible, a saber:

O Comandante y comandada
o Compañero y Compañera

Tanto Comandante y Compañera
como Comandante (ella) y Compañera son imposibles, un monstruo absurdo que viola las más elementales leyes de la lógica y la concordancia.

El Idioma primero, el español, ya nos da una pista, pues es un idioma donde todos los susbstantivos, sin necesidad alguna de determinantes, declaran su sexo. Y Comandante es masculino, lo que implica que también hay Comandante y Comandados. Pero no existe "Comadanta", como es obvio.

Por tanto, la opción final es:

O somos Comandantes y Comandadas o somos Compañeros y Compañeras.

Esto se resuelve pensando, no se trata de si me gusta, me beneficia o me mola, les disgusta, les perjudica o no les mola. Si 4+3=7 me perjudica y me parece "injusto" da igual porque es y va a ser siempre así, el "quiero" no pinta nada.

Abrazo

Abrazo

Ignacio dijo...

¿Has probado a leerlo?

Dhavar dijo...


Sí, recuerda que me lo enviaste hace años y lo estuvimos comentando y lo elogié porque me parece magnífico y enormemente divertido, y en "toda la diana" como siempre.

En realidad iba al título, a lo que implica, a nuestra eterna lucha con estas "compañeras que quieren ser nuestras comandantas sin saber cómo se navega", la proel marcando los rumbos según le place largar o cazar escotas.Y ellas jodidas, pero nosotros más. El barco de las smokers. Y la reacción falsa pero comprensible de los machos alfalfa de "no tienen remedio, esclavizémoslas y punto. De guatepeor a guatemala. No se cómo se pasó de "secundar al guía" a ser la "segunda", por tanto inferior y despreciable, pero de esta veta salen todos los infiernos siglo tras siglo.

Abrazo