martes, 14 de enero de 2014

No sabéis ni en que día vivís

A tal potencia llega el fragor de la confusión.

Una familia real –y no regia- que tiene a la Leticia que impone la incultura a su propio nombre y todo lo demás al Leticio, manifeseando para quitarse obstáculos a sus deseos principales de Disney, jaleada debidamente por los liberales que jalean babeantes la liberalidad del neoborbonismo en muestra flagrante de su hiperultramodernidad de la muerte ¡te lo juro, tía, que somos liberales, lo mejor! y la Leticia allana su camino a ser coronada como la hiperprincesa de Disney: su marido realmente es el acompañante, mientras que la infanta Elena ¡que campechana! también manifesea sus deseos dinásticos humildemente “no es por mi, yo es por Froilán” y en esta cutre, baja, soez, vulgar, ordinaria y choni pelea dinástica en la cual el mediador es F Glez vamos a acabar no teniendo al ansiado por algunos Rey Legítimo, sino a una dinastía Seljúcida, a los herederos de Fu Man Chu o a los descendientes de Saladino convertidos en Reyes de España por la tibieza del orgullo gay, maricones a los que acto seguido ejecutarán; pero entre ellos llaman “su trabajo” a andar manipulando todo contra alguien: el partido borbónico por antonomasia, el PSOE (Partido de Saurón y sus Orcos en España) está hecho una piña y un ejemplo de unidad: ahí cada uno es uno, y va el agua por todas las tablas: ni intentando aparentar unidad formal lo consiguen porque todos, a todos los niveles hacen la guerra por su cuenta esperando no caer mal al siguiente caudillo, puesto al cual aspiran grandes inteletuales: Olvido Hormigos, Amy Martin, Lucía Etxebarría, Belén Esteban, Carmen Calvo, La Sinde Cencia, y grandes personajes de la cultura que no tienen y de los expresos europeos: y con el del PSOE ya llevamos dos problemas dinásticos, pero claro, en el pp además de las baronías, tenemos la amigable disensión entre Sor Aya y la maricospe, y al reconocido imbécil de González Pon’s de belleza en siete días intentado estar en primer plano de algo, con la Sánchez Colágeno demostrando que de tan pepera que es, es de ciu, y siendo de ciu es como es pepera, porque es mas lo que les une que lo que les separa mientras se demuestre lo contrario y dos huevos duros; y los sindicalistas de pro y contra, andan en un cursillo autofinanciado estudiando como es un trabajador, como se le reconoce y sus atributos, con dibujitos y power point, mientras sacan impunemente de España enormes masas de dinero sin que se entere más que el cómplice inmediato, y todos entre ellos traicionándose por la traición, que al fin y al cabo es la esencia de todas sus vidas, la traición: dictó Molotov la doctrina a seguir, y cumplen fielmente “no esperábamos que nos traicionaran, nosotros nos adelantábamos y los traicionábamos primero” y en ello andan todos, en todo, por todas partes.

Y vosotros sin saber que hoy empiezan los idus de marzo.

1 comentario:

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Hacía tiempo que no leía un análisis tan certero y completo del panorama político nacional.