viernes, 20 de septiembre de 2013

Certidumbre y negación

La burguesía de Barcelona monta numeritos para esconder su nefasta gestión de absolutamente todo; el psoe en una huida hacia adelante habla de una España federal.
Ambas posiciones son una tomadura de pelo, se mire por donde se mire: desde la muerte de Franco de cada tres años, dos ha gobernado el psoe, y con holgadas mayorías: si no han proclamado la república ni el estado federal es porque la propaganda es para vender el producto, no significa realmente nada, pero la gente “compra” el producto, muchos en ignorancia o bonhomía, sin darse cuenta de que tan sólo es la justificación para dar una apariencia de algo con lo cual enganchar a la gente para montar una red clientelar, y luego hacer todo aquello que dicen deplorar.
Y diciendo las grandes palabras, consiguen ocultar a la vista que lo que hacen es apoyar a un sistema plutocrático horrible y denigrante para la persona, de sumisión al capital y de negación de la persona, de la cultura y de la nación que dicen defender de ese modo.
Lo del pp es más deplorable aún: el psoe lo hace, el pp lo pasa a limpio.
De este modo el centralismo se ha adueñado de España de una manera que jamás antes; y se ha disipado la burocracia en múltiples organizaciones clonadas para hacer absolutamente lo mismo: hacia abajo, administraciones autonómicas, provinciales y locales; hacia arriba el constructo de la unión europea y la onu; Todas para lo mismo: y el gran avance que supone la red y sus herramientas en vez de servir para disminuir gasto y personal y aumentar la eficacia ha sido excusa para aumentarlo.
Todo es un disparate que aberra la cordura.
El método es simple: persona, ayuntamiento, estado y nación. De éste simple modo la estructura burocrática del estado descansa sobre las personas y su vinculación más directa e inmediata: los ayuntamientos, donde, si son ocupados por una secta determinada, como sucede en Barcelona, aparece, espontáneamente o forzada por las circunstancias, otra organización que hace de contrapeso: si el poder es vigilado de cerca su desmán es menos probable y más evidente; la inmediatez pone de relieve toda falacia y de este modo el poder es controlado mejor por los ciudadanos: caso de aberraciones, que pueden darse, para eso está la nación, con sólo cuatro leyes básicas que unifican a todos: educación, justicia, defensa, y salud. Y lo demás se solventa a nivel local.
Así se evitaría todo centralismo, toda infamia y todo abuso como el que padecemos ahora.
Mediante la democracia, que es una superstición, se obvia a la persona para subsumirla en un piélago de números y estadísticas de manera que nadie sabe realmente si vota, ni siquiera a quien le vota.
Para llegar hasta aquí ha sido necesario negar el pasado, violentamente: como si ahora el ser antifranquista significara algo; tan sólo se fomenta y premia el infantilismo de unicornios por las calles con un pasado inventado y fomentado por las escuelas de concentración en un sistema de estabulación abominable.
España se regía por fueros, y a los fueros locales el Rey se sometía “Nos que somos como vos, y juntos más que vos os nombramos principal para guardar y hacer guardar nuestros fueros y libertades, y si no, no….” era el juramento que debía hacer el rey, y aun así no se lo ponían fácil. Tras la guerra la trama de falange incardinó bien todo el sistema tradicionalista en un sistema moderno que propició la defensa sobre abusos y desmanes: de la mano de la promoción del turismo en base a un criterio fiduciario, España al manejar mucho dinero, volvió a caer en la pobreza: si, esto lo pagamos ahora.
Pero una vez “modernizada” España, han anatemizado el pasado como un pecado por lo civil, siendo obligatorio progrecesar: la historia no es modificable, pero seguir por esta senda al futuro nos lleva al abismo; reflexionar sobre el pasado, pararse y reflexionar y volver a lo que ha funcionado corrigiendo errores y sobre todo evitando desmanes, podríamos al menos vivir con decencia, aunque haya pobreza: pobreza, ahora que todo depende del dinero en un magma de capitalismo fiduciario de números sin fondo y cuentas sin sentido, en España hay hambre, se empieza a ver el raquitismo y la degradación social: abominablemente, el sistema de miseria, pobreza y hundimiento es el que veíamos en las películas que sucedía en usa en los barrios más degradados, hasta los esquemas de pobreza han querido copiar; si evolucionamos en nuestra medida y consideración, a nosotros y nuestra historia quizá podamos salir de ésta; si nos subsumimos en un magma de socialdemocracia liberal sajona, no saldremos jamás.

1 comentario:

Dhavar dijo...

Haciendo rima: Palabras de Wylliam Lyon Mackenzie King, Primer Ministro de Canadá (1921-1943):

"Once a nation parts with the control of its currency and credit, it matters not who makes the nation’s laws. Usury, once in control, will wreck any nation. Until the control of currency and credit is restored to government and recognised as its most conspicuous and sacred responsibility, all talk of democracy is idle and futile.”

Es decir:

"Cuando una nación renuncia al control de su moneda y su crédito, ya no importa quién hace las Leyes.
La Usura, una vez alcanzado el control, hará naufragar a cualquier nación.
Y entonces, hasta que el control de la moneda y el crédito no sea restaurado en las manos del Estado, y reconocido como su más conspicua y sagrada responsabilidad, hablar de democracia es fútil y vano."