domingo, 7 de julio de 2013

Sajónicamente correctos

 

En Pamplona estos días la gente se pone un pañuelo rojo.

Había uno que no era muy políticamente correcto y decía cosas que no tenían empatía ni era asertivo; y claro, había que defender al pueblo de las influencias que no son positivas, con lo cual a San Fermín le cortaron la cabeza para que no siguiera predicando: en su honor la gente se pone un pañuelo rojo. Pero claro: son antitaurinos “jo tia es que yo esto de la muerte pues no mola, o sea…” pero allá que van, denostando la fiesta a la que acuden, con su pañuelo rojo que ni saben porqué llevan a ser sistemáticamente folladas de las maneras que la necesidad exige, pero es que “bueno si es por la fiesta, jaja tía te lo juro” pero son antitaurinas. Os lo juro, tía.

Con tan elevado nivel de conocimiento y cultura, y tan alto grado de inteligencia, aquí da clases y sabe La Verdad cualquiera: desde la Valenciano, que ella también es Olvido Hormigos ¿o ya se le ha olvidado, como a la Salgada o salgade y a todas las que dijeron eso de todas somos… unos zorrones verbeneros capaces de lo que sea por notoriedad? Eso sí: todo en nombre de la cultura: andaba yo cogitando si poner o no un escrito sobre la manifestación sublimada de la estupidez en mi pueblo cuando me certifican que en Barcelombia la gente normal está acojonada con el decreto de “buenos catalanes” que van a hacer un registro, y un concejero, creo que de gobernación ha hablado, literalmente, de “solución final” vamos a ver: cuando yo escribía que era esto lo que pasaba, era metafóricamente, un nuevo Reich económico, no era para que se lo tomaran al pié de la letra, y empezaran a agradar al amo, no es eso.

En mi pueblo hay toda una concejalía dedicando ímprobos esfuerzos para poder controlar los grupos de facebook de la gente de mi pueblo “por su bien” para empezar “una adecuada gestión” y adoctrinar a los borregos por facebook imponiendo normas ellos, a una empresa: es de risa, es patético, si no fuera mi pueblo donde hay gente con la que me crié e incluso alguno que aprecio. Es demencial la obsesión por el control de todos los estamentos de la abominable socialdemocracia repugnante, y se enrocan en su propia paranoia compartida que quieren imponer por propaganda (y por eso quieren silenciarme, siempre buscan excusas para querer cerrarme) y no se dan cuenta de que son los mismos que insatisfechos con sus deplorables vidas de amargura y aburrimiento, tristeza y vacuidad, simplicidad y bobaliconismo en vez de dejarse llevar por la alegría y la vida, intentan imponer su amargura inherente a todo el mundo “por su bien” cuanto triste y malasombra hay en España, cuanto zanguango, y se reproducen: eso sí: para el dinero son unos linces, no dejan escapar ni un duro, sobre todo si es ajeno.

Hablan mal por detrás y justifican en multitudes y por la espalda lo que a la luz y claridad se niegan a decir, aclarar, certificar o hablar: siempre por detrás, sibilinamente, femeninamente, malvadamente, y en grupo, nunca dan la cara ni dan una idea propia: cuando hay dos personas que piensan igual, es que hay una que piensa por los dos dijo Mark Twain, y tenía razón; Kropotkin definió la inteligencia de una masa como menor a la inteligencia del individuo más tonto de esa masa, y también tenía razón.

En Pamplona es San Fermín: que cuide a los peregrinos, y ya sabéis porqué llevais/llevan pañuelo rojo; eso es lo primero, el trabajo, y del trabajo nace la fiesta, la alegría, el amor y la vida.

Y si veis a NIP Pindio por ahí, me lo saludais.

1 comentario:

xtobefree dijo...


Por más excusas que busquen jamás cerrarán ni doblegarán tan noble espíritu.

Un fuerte abrazo Ignacio,
¡Muchas felicidades!