martes, 12 de junio de 2012

Los entierros en Macondo siempre son bajo la lluvia.

Reconocida la incapacidad del sistema y la falacia escondida en militancias políticas, el liberalismo que se hace llamar socialdemocracia muestra su esencia: no hay una “democracia mejor” es esto, no hay más; No hay una izquierda “de los obreros”  sólo es la propaganda populista del sistema; no hay derecha, sólo son los más soberbios organizados.

Tan sólo nos queda la tradición, con los tradicionalistas machacados sistemáticamente hasta por ellos mismos y algunos francotiradores a los cuales nos genocidan; la iglesia católica en vez de acoger a sagrado a las personas, invita a cenar al ibex 35 todos los meses: los mercaderes en el templo son los únicos bien tratados.

 

A las barricadas.

1 comentario:

Marqués de Estricuel dijo...

Llamar a las barricadas resulta un punto socialdemócrata. Me parecería mejor llamar al Requeté.

Por lo demás, genial.