martes, 15 de mayo de 2012

On the trail of 15m

Deckard dispara y de un tiro fulmina a Pris, el papel de su vida (nuestra vida) de Daryl Hannah cae fulminado en la tristeza; Tyrrell impasible en su despacho juega con Rachel y un mochuelo.

Fervorosamente desde los medios de la derecha, en contra; desde los otros medios progres, a favor; se había hecho demasiada propaganda a la quedada el 15m: unos a favor con evidente simpatía, otros en contra con denuestos implacables, pero todo era propaganda para que funcionara: a pesar de todo no ha funcionado.

Stalin decidió el Holodomor y la gente lo sufrió, implacablemente: el sueño de todo aquel directivo ensoberbecido de dominar el mundo: el capitalismo liberal de usa y el capitalismo de estado del comunismo no son nada distintos. Cuando la gente echó abajo el Muro de Berlín quedó certificada la muerte de la izquierda bajo todo punto de vista, pero no así la progrez, la tibieza y el relativismo que como una mancha de aceite lo han impregnado todo. Con estos fundamentos y la adecuada ingeniería social la gente invoca al estado en vez de advocarse al Evangelio, que es de lo que se trataba: nadie quiere cambiar este horrible constructo artificial, pretenden mejorarlo: los damnificados en el campo de concentración piden a su alcaide que endurezca las medidas contra los prisioneros, que es que últimamente remolonean para ir a la cámara de gas: Stajanovismo, magnificado y tamizado por una pátina de buenismo e inculcado por padres y un sistema educativo falaz y rastrero que ha funcionado en los últimos treinta años.

La fusión de la progrez disimulada en socialdemocracia produce que la gente asuma el sistema como “el mejor de los posibles” y ni se plantee que otro es posible: mejor los fueros que la constitución. Pero es fácil: en vez de Stalin y el secretario general del PCUS se hace culto a la personalidad a cualquiera que esté algo por encima en la jerarquía social, siendo El Gran Plutócrata el magnificado siempre, sumisión obscena al poder: se aspira a la gran plutocracia y se asume además como la norma, se adoran hombres, se adora al becerro de oro, se obedece al secretario general del PCUS, se llame Stalin, Botín o presidente de Tyrrell corporation.

15m ha dado de sí ya todo lo que era aprovechable, y han distraído de las animaladas que hace éste gobierno malhadado y de la aberración del IV Reich que llaman Europa, desconociendo hasta la geografía (Europa llega hasta Moscú) y evitando otras iniciativas que podrían ser más validas: el tea party español es anterior al de USA y se mueve por la red: sin espuma de cerveza poco a poco va calando y siendo más difundido. Y eso sí que les da miedo a los integrantes del sistema: lanzamos los cachorros a dar bulla y montar ruido, y así consiguen que no se oigan otras voces que sí tienen que decir y no claman en el desierto. Claro que si no se llama tea party en inglés y no saben clasificarlo ni hablan de él, pero por ahí anda, con muchos seguidores.

Tyrrell se queda solo en su amargura en su despacho con su dominio mientras Deckard sobrevuela Minnesota de bastos en un avioncito con Rachel, al mochuelo lo han dejado libre; la gente sigue mojándose bajo la lluvia de Los Ángeles: el secreto es el unicornio.

1 comentario:

Dhavar dijo...

La gracia del Unicornio, -la obsesión de Tyrell,la célula cancerígena,la falsa primera piedra de los liberales y la de todos y cada uno de nosotros, obsesionados con la unicidad de su yo- no es que, de facto, no se haya encontrado ninguno, sino que es un animal imposible porque es mentira, finge que se puede poner a sí mismo, pero no es así.

Sin lo multiple no existiría el "uno sólo".El Uno sólo es lo NOMuchos, no se basta a sí mismo y no es "a se" ( a se es a otro,by the way) le fastidie a quién le fastidie.

Donde no hay varios cuernos tampoco hay un cuerno úno.Y viceversa, claro.

En un universo donde sólo hubiera un Cuerno, no habría "un" cuerno, no habría nada, simplemente (y la nada tampoco, claro está).

Porque no nos engañemos, mientras sigamos creyendo en esa falacia de la unicidad del yo, somos aspirantes frustrados a Tyrrell,y no tenemos otra divisa secreta que fiat ego pereat mundus.

Así pues, ni Unum Deum a se ni Hijo Único de la Gran Gaviota.Ahora qué recuerdo, ¿quién dijo aquello de "dioses - en plural- soys"? Creo recordar que fue, precisamente, el llamado Hijo "Único" de la Gran Gaviota.

Y ése monismo puro - y falso- es lo que conecta a Alá con Tyrell, la adoración absoluta del Yo "de un sólo cuerno" y su corolario inevitable, la primacía de la pura voluntad, del querer o el puro Poder divorciado de todo.