martes, 17 de enero de 2012

Santoral

Con los estatutos de limpieza de sangre se hizo patente la vinculación del hombre a la tierra y al evangelio; también el jodido carácter español: se invitaba al vecino a comer para ver si rechazaba el jamón y así poder denunciarlo a la inquisición. Es que somos así de rumbosos, y así nos luce el pelo, por lo bueno y por lo malo: de niño asistía yo a las matanzas del cerdo, en la calle, en las mesas puestas con los calderos, y las vísceras deleznables nos las daban a los niños para jugar: la matanza era social, de la familia y el resto de la calle, mas los añadidos; se mataba el cerdo porque tras la expulsión de los sarracenos de España era tal la alegría que cualquier costumbre agrícola se adecuó para poder de paso manifestar la alegría de ser católicos y de haber perdido de vista al moro: el único caso en la historia de pérdida de la lengua más hablada por abandono: el árabe, que todos lo hablaban y conocían se empeñaron en olvidarlo, del cariño que tenían a los que habían echado a patadas; hoy es la matanza del cerdo y las hogueras: si hago la hoguera el  munícipe me encarcela, si hago una matanza del cerdo, me aprisionan, si permanezco fiel a mi cultura soy reo de toda prisión y toda enfermedad; si hago cualquier memez sajona como el halloween o el papá noel, encima sonríen beatíficamente: yo no soy americano, puritano, evangelista, protestante ni mucho menos sajón; yo soy español, soy de Buñol, y mi costumbre es la matanza, la hoguera, la procesión, el pueblo y la infancia: el que no sea español, que se joda, el que sea de Buñol, que apechugue con ello.

Hoy es San Antón.

2 comentarios:

Interruptor dijo...

Frase de mi tierra:
O decasete de xaneiro, San Antón o verdadeiro. O trece do verán, San Antón o mentirán.

Que conste que le tengo gran devoción a San Antonio de Padua. Sólo es un dicho gallego porque aquí se le suele tener gran devoción a San Antonio Abad, a quien hoy se le dedica el día.

NIP dijo...

Buenos días Ignacio. Los puercos nos tienen por marranos.Un abrazo.