martes, 9 de agosto de 2011

El pueblo y la voz.

La confusión instalada, alentada y difundida, la plebe manipulada, pero la realidad se impone, se quiera, o no. Esto se ha acabado, y el movimiento social se da en la red que se ha convertido en el ágora donde el pueblo se pone al día y se aclara: ahora, desde ya, los políticos, aspirantes y todo aquel que quiera dedicarse a ello ha de tener clara una cosa: si sirve a su partido, banda, secta u organización o si sirve a sus vecinos a los cuales debe dar cuentas, y se acabaron sueños fantásticos y realidades imposibles con mentiras manipuladas, victimismos anidados donde siempre la culpa es de otro y historias inventadas para justificar la propia infamia: cada cual deberá dar resultados, datos y explicaciones a sus inmediatos, a su gente, a su “clientela” y ninguna otra tontería va colar ya: la red se ha constituido en el senatus populusque hispaniae y a las organizaciones de mangancia de partidos, sindicatos, ong y demás, se les van a pedir todas las explicaciones por todas partes.

Ellos verán, si se deben a su gente, o a su partido. Esto es lo que ya está haciendo valer el pueblo.

1 comentario:

NIP dijo...

Buenos días Ignacio, el Poder no se diluye pues tiende de forma inherente a aglutinarse en torno a una única persona que construye la estructura (Hierarquia) que controla y señorea (Dominium). El mando está en el servicio, pero son pocos los que se entregan a ello, prefieren el partido como edificio o sitio web para encontrar abrigo, silla y pan, lo mismo acontecerá en la red sólo que en ella la clientela se puede generar y diluir a concentraciones insignificantes cualquier oposición.Un abrazo.