viernes, 3 de junio de 2011

Los anales de la historia

Son dos profesores de la facultad de geografía e historia de la universidad de Valencia que los llamamos así de alumnos por sus tendencias sexuales y su afición a intimar con el alumnado. Aun en ejercicio.

La Junta de Gobierno de la Real Academia de la Historia (RAH) decidió ayer proponer al Pleno, que se reúne hoy, la “revisión” de algunas entradas del Diccionario Biográfico Español.

Si ésta Real Academia no pone que el antigüo secretario general del PSOE, Santiago Carrillo, es un genocida y un asesino de niños, deja de tener valor. Si esta academia no insta judicialmente al gobierno actual a que entregue tal cual le fueron dadas las memorias de Alcalá Zamora, no vale. Si no insta al gobierno a continuar la investigación abierta con la tumba de Andreu Nin, no vale. Si no ponen como esclavista a Dolores Ibárruri por su acción con los niños de la guerra en Rusia, no vale; si no reconocen los crímenes del frente popular en el mismo rango que la matanza de Hutus y Tutsis, no vale.

Puedo seguir, y lo puedo certificar con documentación. Han abierto la caja de Pandora pensando que sólo tronaría para los demás: eso pasa por no tener estudios y nombrar intelectuales a los de los manuales de autoayuda y sobrecillos de azúcar como referentes de sapiencia.

¿Seguimos adelante?

2 comentarios:

Dhavar dijo...

Últimamente, revisando las figuras permanentes de la historia, me dí cuenta que el modelo recibido en la Cristiandad de "catechon" frente a los abusos y maldades de los poderosos fue siempre el Profeta Veterotestamentario, que, en solitario, en nombre del dios de las piedras y el viento, destruía con su sola voz los dioses de la ciudad, valedores siempre de toda esclavitud.
Pero luego, la revuelta maniquea y gnóstica llamada Protestantismo se apropió para siempre de esa figura, e invirtiendo la topografía natural, la situó en la "izquierda", e hizo entrar en circulación el emblema perfecto de todas las mentiras: La palabra Revolución, tal como empezó en la ya citada revuelta, y de donde pasó a Calvino, Cromwell, los Puritanos, la revuelta USA y alcanzó toda su perfección en la gran carnicería de la Revolución francesa, preludio y modelo de las aún más eficaces del siglo XX (Mao, Stalin, Hitler).
Pero la usurpación original se la tragó todo el orbe cristiano, y la fuerza total moral de dichos profetas, que convergieron en el fundador de occidente (Jesús de Nazaret), fue pasada para siempre a sus contrafiguras, que desde entonces fundaron el absolutismo moral de la llamada "izquierda".
De ahí la aparentemente inexplicable súper legitimidad moral indestructible de la izquierda, siempre unida a todas las formas de violación de la moral, tal como, de forma natural e histórica se entienden por cualquiera que no haya bebido en las fuentes de la gran estafa gnóstica protestante.
Y así nos luce el pelo. Y que nadie se equivoque: El depositario de esa "tradición" maldita, última Roma invertida, son los Estados Unidos de América, donde una especie de cábala gnóstica y dinástica ha sido siempre el verdadero gobierno, y por ello, como sus antecesores ya citados, tiene un único fundamento: La Mentira.

Anónimo dijo...

Hay qué tener muchas"agallas" para escribir ésto. Valiente!