martes, 14 de junio de 2011

Amarguras

9 de cada diez vascos reconocen no tener ningún amigo. Significa que ni al que trabaja cerca le consideran amigo. No tienen amigos; ya es difícil que alguien no tenga algún amigo; lo es más que esto sea habitual, lo ya extraordinario es como debe ser la vida de alguien para decir a una encuesta que no tiene ningún amigo.

Ese es el problema de raíz, efecto de todo lo que pasa en España y allá donde la socialdemocracia se impone, junto al índice de suicidios: la gente pierde la alegría, se instala todo en la amargura y la hez; en eso habría que pensar, que no hay alegría, ni tan siquiera disimulo: como será la cosa, para que lo reconozcan en una encuesta. Que triste.

2 comentarios:

NIP dijo...

Muy triste, el problema radica en la deshumanización y descristianización de España.Un abrazo.

isgarmen dijo...

…1 de cada 9! Cuidado con la visibilización.

Un abrazo