martes, 17 de mayo de 2011

Palos, y antorchas.

A cada día nos enteramos de una nueva y poderosísima sociedad secreta de la cual casualmente todo el mundo sabia todo y tú, te acabas de enterar: de algunas había oído hablar, pero lo cierto es que nunca hice demasiado caso; a cada día vemos la marca de la infamia en las caras, en los andares: las mujeres se descocan con sus caras entristecidas y forzadamente sonrientes; a cada día veo más como intentan dirigir los impulsos sociales y ponerse a la cabeza de ellos: nada nuevo bajo el sol, aprovechados y vividores siempre los habrá.

A una manifestación del domingo pasado en principio se la ha ninguneado en todos los medios antigüos; cuando ya las redes sociales hervían de datos, fotos y videos, lo que he leído (y no pienso leer más) es despectivo como si fueran todos ninis aburridos, perroflautas furibundos y macarras en general.

La gente se echa espontáneamente a la calle: sé que algunos jóvenes de izquierda han intentado capitalizar esos movimientos: la realidad los ha neutralizado, porque el sistema es quien los quema y contra lo que van: ahora, las urgencias en algún sitio están siendo capitalizar esos movimientos, descabezarlos y dirigirlos: ha sucedido con los movimientos de derecha durante los gobiernos últimos, y ahora pretenderán que sea así: su temor es que el pueblo se haga finés, que es la solución a tomar, aunque la deseable es que las multitudes, furiosas, con palos y antorchas hicieran autos de fe por lo civil y echaran a hogueras a toda la satrapía política: adelante todos, el problema no será pasarse, eso está perdonado, el problema es no llegar. A por ellos.

3 comentarios:

Rafael dijo...

Problema es resignarse a lo inadmisible.

Y problema también, es no hacer lo debido.

Saludos.

pcbcarp dijo...

En cuanto algo se les escapa de las manos (de momento), cierran filas unánimes: populismoooo, nihilismoooo, peligroooo, critican a los bancoooos. Buuuuu, que vuelve la falangeeee. Analizan muy preocupados los periodistas millonarios.

Gonzalo dijo...

Precisamente viendo algo de la poca información que daban le decía yo a mi santa "a ver si dan un paso más y salen con palos y antorchas".

Y ya de paso, si no en estas en las del año que viene, se organizan el día de las elecciones y asaltan los colegios y revientan las urnas.