martes, 1 de marzo de 2011

Qatarí que te vi

A la vez que se garantizan la primacía de la élite barceloní sobre las cajas territoriales, o eso creen, José Luis Rodríguez “El Puma” regala como un vendedor de crecepelo a bajo precio el poder sobre las cajas de ahorro españolas a Monarcas absolutos (que no absolutistas)

Las cajas de ahorro las fundaron los católicos para ser una obra social, fundamentándose en la doctrina social de la iglesia; hasta anteayer, las cajas de ahorro eran el banco para los pobres y “normales” y solucionaban situaciones de apuro; eran una obra social bien hecha en España: ahora, el esfuerzo enorme de haberlas creado y mantenido, y el esfuerzo que llevamos de inyecciones de dinero sobre esos entes, se lo regala a cualquier sarraceno con dinero sucio, mientras embargan casas a los pobres y generan más pobres: buena política, tierra quemada.

Destruido el tejido industrial, destruido el tejido agrícola, lo que queda se vende a muy bajo precio y encima chanchullando como camellos con la heroína, vendiendo aena a amiguetes y todo con una sordidez y bajeza que aberra en sí misma: a los qatarís no hay que pedirles el certificado de excelencia democrática que piden a los nacionales en todas partes, que curioso.

Y nadie tiene nada que objetar: ni el ministerio de la oposición, ni los sindicatos verticales, ni las ong para no favorecer a países torturadores; nadie tiene nada que objetar.

Con gente así, no hacen falta enemigos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy sí. Hoy usted ha estado sublime. Esto hay que recomendarlo a medio mundo.

Meciendocunasadulador

P.D.: Ahorrese el "Yo siempre lo soy".

Interruptor dijo...

Las cajas nacieron como algo bueno y saludable, pero ya hace años que han dejado de ser una solución para pasar a ser un problema, y eso comenzó en cuanto los políticos vieron la posibilidad, y la llevaron a cabo, de convertirlas en “su banco particular”.

Ahora, lo mejor que se puede hacer con ellas, es separar sus fundaciones culturales por un lado y el negocio bancario por otro, y vender lo segundo a los grandes bancos españole con la condición de seguir manteniendo a las primeras, cosa que harían encantados porque también sacan tajada económica de ellas.

No entiendo lo de venderlas a los reyezuelos del dólar petroleado. No sé qué se supone que va a salir de bueno en ese chanchullo que han montado. Que alguien me lo explique.

NIP dijo...

¡Genial!
Un abrazo.