miércoles, 30 de marzo de 2011

Ocurre

Como una pelea de niños; una discusión de adolescentes, estamos bajo el imperio de las ocurrencias: las mismas que pueden dar alegría a una reunión, nos están llevando al abismo: un gobierno que todo lo que ha hecho desde que sabemos de su existencia es ser “ocurrente” y así, ocurrencia tras ocurrencia, han hundido todo, hasta el sistema que los sustenta: estamos a cinco minutos de liarla como en el norte de África, y las próximas elecciones va a ser su debacle: nadie les va a votar, porque la “leal” oposición es vergonzantemente sumisa por mucho que lo quieran disfrazar de estrategia: a nada se opone ni nada de lo hecho en esta época horrible lo derogarán: pero eso sí, sacan a cuatro lelos diciendo ocurrencias y creen que así la gente estará contenta.

Tratan a la gente como plebe, hez, chusma vulgo y populacho: y les gusta; dado el caso, el que molesta, soy yo.

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

Dices que "Tratan a la gente como plebe, hez, chusma vulgo y populacho".

Claro, por lo que dices después: "y les gusta".

Es que, desgraciadamente, el rebaño está formado por plebe, hez, chusma, vulgo y populacho: La generación mejor preparada de nuestra historia, y los responsables de dicha preparación.

Interruptor dijo...

Pero eso tiene remedio… sólo tienes que cerrar el blog o, mejor aún, dedicarlo a alabar el sistema, y así ya se soluciona todo, así ya no molestas.

En serio, esto acabará solucionándose porque el sistema tiende a derrumbarse más pronto que tarde, y el su caída aplastará a todo el que se haya dejado cobijar por él y a todo el que lo sustente. La única cuestión es saber cuánto tiempo va a tardar en caer y cuánta mierda nos va a echar encima cuando lo haga.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Zapatero, Rajoy, Belén Esteban: tres patas del mismo banco.
Un abrazo.