domingo, 6 de marzo de 2011

La concepción y la conceptualización

Una desgracia se sufre. Pasada la desgracia se asume, se duele uno de ella, y reflexiona.

Una desgracia nacional exige que se asuma, se reaccione, se vacune y sobre todo se busque la justicia.

La justicia es un atributo de Dios, no de los hombres; la administración de justicia de un estado debe poner orden en esos temas; el perdón es de las personas; los estados nunca deben perdonar nada.

Cuando cambias los nombres a las cosas, las desconceptualizas, y así al perder significado, no significan nada con lo cual elaboras tu pensamiento endeble sobre una base errónea.

Pero la conciencia existe, y actúa.

Me ha ofendido personalmente que Pepiño el de los palotes de el tratamiento que da a el asesinato de personas.

el PP habría ganado las elecciones generales de 2004 si "hubiera gestionado" bien los atentados del 11 de marzo

Un atentado no se gestiona. Se sufre.

4 comentarios:

Crispal dijo...

Por otra parte manda huevos que lo diga un tipejo del PSOE, el partido del Gobierno que obstaculiza el esclarecimiento de los hechos constantemente (caso Rubalcaba negándose a facilitar a la juez el protocolo de actuación de los TEDAX para salvar el pellejo de Sánchez Manzano). La frase de Pepiño sería más justa así: "el PP habría ganado las elecciones generales de 2004 si el PSOE no hubiera organizado el golpe de Estado del 11 de marzo"

José M. Martínez dijo...

Un lapsus linguae de antologia, y para cabrearse hasta el infinito.

Interruptor dijo...

El atentado lo sufre el pueblo español, pero los políticos gestionan, no el atentado, sino sus efectos. Y la verdad es que la pesoe supo gestionar sus efectos de la manera que más le convenía y el pp hizo la peor gestión que se podía hacer.

Seamos realistas, para los políticos lo único que se sufre son derrotas que les quitan poder, el resto no se sufre, se soporta y se gestionan sus consecuencias. Ellos son así, son políticos antes que personas, y la humanidad del político español actual está por demostrar, más bien está demostrada su falta de humanidad. Pepiño no es más que una muestra de ello.

Gonzalo dijo...

Hummmm... no tengo claro si en realidad lo indignante es la manera a referirse a ello o que desgraciadamente responde a la experiencia, ya que su partido lo que hizo fue precisamente "gestionar" los atentados del 11M.