viernes, 25 de marzo de 2011

Acaso supieran lo que quieren

El gobierno se niega rotundamente a que las deudas hipotecarias con el banco se salden con la entrega de la propiedad ¡a dónde vamos a ir a parar! el gobierno que se denomina de los pobres, de los parias de la tierra apoyando y apoyándose en la banca y la usura: cada día los ricos más ricos y los pobres, cada día más, y más pobres. A todo esto, el ministerio de la oposición, calla, no se opone ni por supuesto dirá nada claro de que va a hacer cuando herede el poder: no cambiarán ni una de las leyes de las que pide la gente el cambio: la ley de blogs, la Sinde cencia, los impuestos, las subidas: lo mantendrán todo y creen que con su carisma las aguas volverán a sus cauces porque yo lo valgo. Y olviden sus votantes los lemas de las manifestaciones que han hecho: no derogarán la ley del aborto; ni pondrán crucifijos en las escuelas, ni quitarán educación para la ciudadanía.

En este marasmo de indecencias, los sindicalistas no sólo se suben el sueldo, sino que además demuestran ser tan sólo una recua de vividores enquistados en las estructuras del estado, que no hacen nada ni por disimular: cuando Alemania pidió “eficiencia” en los trabajadores españoles, en vez de sentirse insultados como me sentí yo, callaron, como putas en cuaresma.

O no saben lo que es la dignidad y el respeto, o no saben trabajar o ambos lados: pero la única voz que defendió a los españoles y su capacidad de trabajo fué la mía; nada oí, nadie defendió a los trabajadores, se comieron el insulto todos por todas partes: lo ha dicho el amo, callemos humillados y silentes, que son los amos.

Que vergüenza.

1 comentario:

NIP dijo...

Ignacio, no sabía que Merkel y los políticos alemanes fueran la Bundesrepublik Deutschland, los propietarios del Coche del pueblo tienen en Pamplona una fábrica y están tan encantados con el trabajo de sus 5000 trabajadores españoles y el aumento de la producción actual de 331501 coches modelo Polo, que no sólo no se van sino que baten récord histórico de producción.

Ni aquí son ninguno de ellos España, ni allí son Alemania.Un abrazo.