miércoles, 2 de febrero de 2011

Ojos que no ven, facebook que te lo cuenta

Me están contando por tv hoy las cosas de las que yo me enteré ayer; con más sensatez intereco y Vidal si  otorgan su papel a la red; en las demás cadenas hay un leve desprecio cuando nombran la red o los grupos sociales, como quien desprecia el trabajo de otros: no pasará un mes sin que todos incorporen las redes sociales a sus esquemas de uno u otro modo e intenten capitalizarlas: forma parte de su negocio el intentarlo, pero no lo lograrán; quien más y mejor apuntó a la red es el grupo de Losantos y Vidal, pero no han acertado en el modelo de liderar la red: va a ser imposible, porque ninguna predicción de las hechas jamás ha acertado más allá de “está preñada, habrá parto” y ni siquiera cuando chateábamos en el irc imaginábamos las posibilidades de icq, que salió en ese momento y comenzamos a usarlo, de ahí derivó el sistema de comunicación personal a los de ahora: cuando pudimos acceder a la red con una velocidad algo decente empezamos a trajinar webs: la blogosfera entonces les dio otra dimensión, y la red social a su vez le dio otra dimensión a la comunicación; la extensión de todos los sistemas de comunicación se va imponiendo a los sistemas clásicos de propaganda, publicidad y todo ese mundo: ahora van a remolque de la realidad adscribiéndose a la red a la que tanto han denostado, y no es una moda: los sistemas de noticias deberán cambiar: a qué y cómo no lo sé, pero cambiarán, y desde luego la agilidad será ley.

Desconozco cómo y de que manera va a cambiar el sistema editorial, pero que lo va a hacer, es evidente: la manera de difusión ahora de cualquier autor, escrito, blog u obra va por la red, y estoy seguro que los índices de venta de libros no andan boyantes. De que todo el panorama industrial acerca de la cultura y el espectáculo cambia me lo certifica que Ridley Scott se presente en Sundance con una película hecha por y para difundir por YouTube; las novelas y escritos de éste blog ya corren más por los dispositivos electrónicos y en descargas que en papel: empezamos este cambio hace mucho tiempo con un modem a 33.6; y cada día aparece un nuevo asombro: todos los mecanismos de control social y propaganda van a caer: porque la libertad es la esencia de la red, porque es la esencia del ser humano, y quien quiera controlarlo a cualquier nivel acabará chocando: donde se prohíbe el acceso a la red, tardan doce horas como mucho en abrir accesos a todos.

Lo que depara el futuro lo sabe Dios, lo que depara el presente me gusta vivirlo.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

¿33,6? Eres muy moderno. Yo tengo guardado el de 14,4 (V.32 bis) y lamento que se tirara en su día el "zapatófono" de ¿300 baudios?, aquel al que le colocabas el teléfono (con los extremos redondos) sobre los soportes de goma y sonaba piiiiiii-priiiipipipipiiiiiiiiiiiii

Ignacio dijo...

Aún los tengo. No sé porque no he puesto la foto.

pcbcarp dijo...

¡Hey! yo también guardaba hasta hace poco el de 14'4, que era la leche cuando lo compré.

El problema de la información en la red es el mismo que el de la información de toda la vida (es un decir): el receptor. Si no tienes la mínima capacidad de análisis (conocimientos) para leer entre lineas...

pcbcarp dijo...

Claro, que para llenar ese vacío estamos nosotros.