viernes, 25 de febrero de 2011

En cuadrilla

A cada día pausadamente, pero ya se va viendo la desaparición del psoe: en su línea, establecen una manera de actuar para pedagógicamente adoctrinar a sus masas: eso, a mi ya me aburre; el resultado a no mucho tiempo es la desaparición del psoe y, más o menos forzado, la aparición de un partido socialdemócrata. El problema lo tiene el pp, que teniendo la posibilidad de ser el partido de la derecha en España, ha decidido ser el socialdemócrata que pasa a limpio, ordena, y siempre va bien peinado a clase, y sólo eso.

La imposición del puritanismo calvinista llamándolo democracia por el rigor imperial de USA lleva a la imitación hasta el ridículo de las formas, modos y actitudes de un país ajeno, en todo ajeno. En correos, el otro día un sr. dijo, solemne que abrir una carta es un delito federal, y se encontraba muy indignado. Ahí queda eso; aguántala, como se aguanta que ahora en Valencia se ponen a dar en inglés los cursos de las carreras universitarias, y encima como si fuera algo moderno: el disparate asentado y argumentado es un magma que se autosustenta pervirtiendo la realidad, degradando a la cultura, degenerando a las personas, y destrozando todo un paradigma de evolución.

La gente es consciente de la animalada de sistema en el que viven, pero se ven imposibilitados: la manera de actuar en sociedad va a ser mediante grupos de interés, lobbys o como quieran llamarlo: frente a la plutocracia, empiezan a asomar tímidamente grupos de interés, de estudio o de análisis, siempre dejando claro que no aspiran a ser del sistema ni a alterarlo; tan sólo tener voz, que con la voz y la presión vendrá el poder.

Para cuando se enteren, las estructuras sindicales en su obsolescencia reaccionarán con mucha vehemencia: espuma de cerveza, están carentes de cualquier legitimidad; algunos han montado con esta intención sistemas de imposible explicación si no van apoyados por alguno de los partidos: plataforma hazteorín, y demás aprovechados del sistema esperan su parte del pastel; no la tendrán: la iglesia si entra a este juego, por acción o persona interpuesta, habrá perdido toda legitimidad.

Habrá proliferación de grupos de interés, fuera del sistema, que serán los que marquen las líneas al sistema, porque la plutocracia es algo que ya es apabullante y con este repugnante sistema no hemos hecho más que fomentarlo.

5 comentarios:

Interruptor dijo...

Como bien dices, el partido socialdemócrata ya lo tenemos y se llama PP. Ahora falta que aparezcan dos partidos en la derecha, uno liberal y otro conservador condenados a entenderse y funcionar casi como uno. El tradicionalismo se acabará convirtiendo en un grupo de presión que marcará las líneas de actuación en muchos asuntos. Los actuales lobbys irán desapareciendo y el sistema cambiará, sin que casi nadie se haya dado cuenta, porque el actual es insostenible a largo plazo por mucho que lo modifiquemos, tiene que deshacerse y crearse de nuevo.

Eso será muy lentamente, no sé si nosotros llegaremos a verlo terminado, nuestros hijos sí lo verán.

Pero eso sólo sucederá si somos capaces de irnos deshaciendo de la satrapía política que nos amarga la existencia, porque si se salen con la suya, habrán destrozado todo y ya no quedará nada para cambiar, que destruir ni que crear. Hay que empezar a reaccionar YA.

pcbcarp dijo...

El Pp absorbió toda la derecha oficial u oficiosa y gracias a eso llegó al gobierno. Esos partidos de que habla Interruptor, que son los que más o menos, existen en Francia u otros países, eran el Pp y UCD, más Fuerza Nueva. Hoy día, sólo está el PP que, como se disgregue, no volverá a catar la Moncloa, me parece a mí.

pcbcarp dijo...

Por otra parte, las distintas siglas con posibilidades de gobernar sirven para turnarse para colarnos sus reformillas. El PP quita la mili, el PSOE hace la reforma laboral; el PSOE hizo la reconversión industrial, el PP terminó de privatizar el Estado... así sucesivamente.

Sólo nos queda tener claro quién manda, o sea, la pasta, e intentar vivir haciéndoles el menor caso posible.

NIP dijo...

¡Que venga el FBI y el CSI!, ¡Que intervengan los Marines! lo que sea pero que se dejen de franquear las cartas, que para eso han cambiado la efigie del sello y ya estamos en democracia. Logsé, logsé don Ignacio, pero lo que no acabo de entender es lo de Dalí, Harpo, Disney y ahora que en nuestra España ¿mande Pluto?

Un abrazo.

Perlimplín dijo...

Interruptor: hay un elemento en tu profecía que falta: si fuese sólo por cálculos humanos el tradicionalismo acabaría en un círculo de estudios, pero son los únicos que cuentan con la Providencia, y el que hayan pervivido tanto tiempo indica que la Providencia cuenta con ellos. Y no sólo como círculo de estudios.