miércoles, 19 de enero de 2011

Psicología de la percepción visual de los ojos del cuerpo físico

Obsérvese no sólo lo feas que son, ni lo contraechas que están, sino el tamaño de las orejas, capaces de espantar al más rijoso y licencioso que en el mundo hubiere.

2 comentarios:

Dhavar dijo...

Yerras, y gravemente, al proponer la fealdad que le ha tocado a cada uno - unas inocentes orejas- como símbolo y prueba de su mal proceder. Así inicias el proceso de "alimañización" que tú, precisamente, conoces perfectamente y has condenado con toda razón a menudo.

Ignacio dijo...

Quod erat demostrandum: cuando digo que no es marcha eso, me llaman facha; cuando hago lo contrario, me llaman facha: desactivan cualquier cosa con el mismo criterio, que no es sino despreciar la excelencia en mor de la mediocridad: se mueven en pos de consignas, y ni siquiera se dan cuenta cuando caen en estas sencillas trampas.
Tu, si: de momento eres el único que lo ha pillado.