domingo, 2 de enero de 2011

Inventando el volcán

Écija se ha inundado cinco veces en un mes.

Eso va a ser una prueba del cambio, del climático, de la capa de ozono, del niño, del calentamiento, del enfriamiento, o de Aznar, o del trío de las Azores.

Porque lejos pensar que desde que se transfiere la gestión de los espacios naturales, ríos, y cuencas hidrográficas a las autonomías, además de dispararse el coste enormemente, monstruosamente, es cuando más incendios, arroyadas y desastres naturales se producen.

Debe ser casualidad. O una conspiración de los especuladores financieros, casualmente tan amigos de la satrapía.

La culpa va a ser de Franco.

4 comentarios:

ZP Nunca Mais dijo...

También se puede decir que es cosa de la guerra de Cuba, de los Reyes Católicos o de la Inquisición, pero para mi que la culpa, la verdadera culpa del cambio climático y de las inundaciones de Écija la tienen los dinosaurios que al desaparecer de la tierra rompieron la cadena trófica y alteraron el clima.

Elena Lechuga dijo...

No, hombre (no digo Ifnaxio vaya a ser que me equivoque otra vez, jejejee)
La culpa es de los ciudadanos, que ensucian las alcantarillas. Claro, no están a lo que hay que estar, y encima exigen a la Junta que les arreglen los desperfectos. Si es que con el egoísmo que corroe a éste país no hay nada que hacer. Por eso Garzón tenía las cuentas en EEUU. Porque allí son más cilizaos, chiquillo...

eNe dijo...

Y a este paso irán a por la sexta inundación, a ver si llega el calor que todo lo seca en la sartén de España o los santos atienden a las rogativas. En un país de los llamados civilizados se solucionaría pero en uno tercermundista lo único que se hace es marear la perdiz. Eso sí, que den las gracias los vecinos, porque el alcalde de la población declaró que no les iban a cobrar un plus por el consumo de agua para la limpieza, le manda leches, aumento en la factura por consumir agua porque se te ha inundado la casa.

Ramón Simón dijo...

La culpa, querido Ignacio, no es de de Franco , es de los Reyes Católicos,


saludos