martes, 7 de diciembre de 2010

La persistencia

Desde los púlpitos unificados por el gran inquisidor general, se ha demonizado a los controladores aéreos: reos de pecado mortal contra la sacrosanta socialdemocracia, han sido condenados de momento a Sambenito en espera de la decisión del consejo de la Real inquisición y el dictamen del inquisidor general. La turbamulta monta la habitual barahunda y se prepara, con palos, antorchas y piedras para ir lapidando cuando se ejecute el auto de fe por lo civil, siempre y cuando no declaren públicamente su profesión de fe socialdemócrata y abominen de sus pecados y se conviertan a la verdadera fe de la socialdemocracia.

Los mismos púlpitos utilizan como paradigma “la inquisición” como forma de intolerancia y demás pecados por lo civil.

EXACTAMENTE han decretado un Auto de fe contra los controladores aéreos: y las turbas, van a ver la quema pública de herejes encantados: se encuentran más evolucionados y más progresistas que nadie: en Facebook hay quien pide las direcciones de esa gente para ir a quemarles la casa.

La Barahunda.

1 comentario:

Embajador en el Infierno dijo...

Me parece de pésimo gusto por tu parte el mezclar a la Santa Inquisición en aquelarres goebbelsianos. Que Pepiño no habría sido capaz de aprobar la oposición a ayudante de reponedor de paja en las estacas.