martes, 28 de diciembre de 2010

El día de los indecentes

Es imposible hacer nada en España: desde el primer paso, topas con la administración; no hablo de impuestos: nadie de la construcción puede vivir fuera de trabajar para el estado; extiéndase esto a todas las esferas: un individuo en Santander exige un pago a todo aquel que quiera hacer algo de publicidad, bajo la expresa amenaza de no poder trabajar ahí, cosa que se cumple. En Valencia el pp y el psoe usan las mismas técnicas mafiosas respecto a todo: la única diferencia es que se encuentran sabios y con talante diplomático; lo de los sindicatos es ya de juicio de Núremberg.

Ayer se quedó mucha gente en un tren toda la noche a trece bajo cero: ni en la posguerra pasaba eso; en España hay hambre y más pobres que en la posguerra, y un estado clientelar horrible: no vale modificar esta forma de socialdemocracia, hay que exterminarla, por todas partes, porque nos está negando la condición de personas, a todos: de España huyen los españoles para dejar sitio a médicos cubanos (12000 euros el título de médico cubano, y no necesitas demostrar el dialecto, en Valencia les dan plaza fija, y les cubren las eutanasias: no saben leer, ni escribir, pero van matando gente)

Cuando la posguerra existía La Codorniz, y una red de escritores más que prolífica, diversa, creativa y divertida que publicaban: ahora sólo puedes publicar si eres del régimen, que las editoriales así lo mandan; o en su defecto escribiendo una novela historicista donde la chica discretamente salva al mundo de lo mala que es la iglesia y vence a todos con su sutil pero enorme inteligencia femenina: trasládese esto a cualquier época real o inventada y tendrán todas las novela que ahora se publican.

Y si alguna editorial hacía algo bueno, la han destruido: pero todo eso lo hacen por vuestro bien, entonces todos de acuerdo.

Clamaban contra el capitalismo, denostaban a la derecha, me han llamado facha hasta cansarse: esta hez política ha entregado España a lo más vil del capitalismo financiero y buscan la manera de justificarlo, y hay gente que aún lee los panfletos de público y el País ejerciendo una militancia sentimental, de cazurros que no ven que los siguen manipulando como a cabestros, mientras se forran a costa de ellos: me llamarán facha, pero esto se ha entregado a la parte más salvaje del capitalismo financiero, la plutocracia y el poder de las empresas sobre las naciones, y han sido ellos, los socialistas apoyados por los socialdemócratas: se les ha ido todo de las manos, no controlan nada ni podrán hacerlo, pero jamás lo reconocerán,

Hay que destruir esta estructura comunista y empezar a hacer una España de hombres libres.

4 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

"de hombres libres"...
como se entere la Pajín le da algo.
Seguro que tu intención era decir "hombres y mujeres libres" perdón;
"mujeres y hombres libres".
Hay que ver, Igncaio... la libertad en España se construye desde unos preceptos básicos (feminismo, igualdad...) que si no nos despendolamos y cada uno/a acaba diciendo lo que quiere y como le da la gana... qué anarquía, qué anarquía...

Ignacio dijo...

Cada día escribes mi nombre más creativamente.

Flipper dijo...

Chapeau para este post. Al final, como has dicho en el de la ley sinde, incluso quieren quitarnos el derecho a patalear y expresar nuestra opinion contraria. Esto es una dictadura.

Ultramontano dijo...

un golpe de estado, o algo así. Lo malo es que hacen falta tanques y aviones.