miércoles, 13 de octubre de 2010

El conceto y la coherencia

En España el gobierno es el que supuestamente han elegido en elecciones los súbditos del reino: por mayoría, gobierna un partido que han elegido la mayoría de los votantes. En ese partido, los más destacados miembros son también del gobierno. O sea: los ministros son  el sanedrín, la nomenklatura o lo mejor de tal partido: y por tanto definen su política, estrategia y definición.

Si un ministro de ese gobierno considera que "no era un ser humano sino un ser vivo". En la más básica lógica lo que está diciendo es que sólo son seres humanos los que el partido decida que lo son: en la misma lógica, sus adversarios u enemigos tienen la justificación para matarlos con crueldad, porque no son seres humanos. Los principios morales, éticos y de percepción de la realidad de tal partido quedan pues en descubierto: sigamos sin olvidar que mandan en España por una mayoría de votos.

La diferencia entre esta gente y yo, y muchos como yo, es que nosotros no consideramos que sus vidas no valen nada, sino que nos merecen el mismo respeto al menos que la nuestra: yo no soy como ellos, no desprecio la vida de quien no me aplauda.

Lo explica mejor que yo Dhavar:

Cuando se castiga a un asesino, y se restaura así la relación de justicia en una sociedad, se produce necesariamente alivio moral, y allí se puede mirar, efectivamente, a los ojos de todos, incluido el criminal, aunque sea para verificar que ha entendido que se le sentencia a ir a la cárcel, a la silla eléctrica, a su casa o al destierro, según proceda.
Porque entonces estamos en una sociedad de hombres. En las otras, en las utópicas, sólo hay ratas, chakurras y alimañas, por una parte, y por otra, los nuestros, que, propiamente, no somos hombres, pues negamos tener "ojos para mirar", sino sólo omnipotentes, ciegos y arbitrarios administradores de las inevitables relaciones técnicas entre los bípedos que hablan.

2 comentarios:

Dhavar dijo...

Pues no quedó nada mal el párrafo.
Se agradece la cita.
A.D´Ors, que me dió Romano, decía que era inevitable, cuando la Potestas se apropia de la Auctoritas - y les llamamos "autoridades", precisamente"(Como hizo Justiniano), llegar a esto:Si el que puede, puede porque sabe, él es el único que puede decir qué es y qué no es lo real.

De todas formas , tú sabes que Humpty Dumpty lo dijo insuperablemente, y quizá era hoy un buen día para poner lo de B. Aído junto con la frase inmortal de Humpty Dumpty, bien juntitas las dos.

Seneka dijo...

¿Y si ADENA, o los animalistas, o la madrequeparióaPaneque le pidieran a la Aido que se protejan las vidas de esos seres vivos que son destruidos con saña? ¿Será este el camino?