miércoles, 4 de agosto de 2010

Los mercaderes en el templo

Es de rigor en el derecho canónico que Rouco, esa conocida estrella de los medios, sea apartado de toda relación con fieles y le sea impedido celebrar misa: una persona que alardea de colaborar con los que  pecan contra el quinto mandamiento y utiliza su cargo como lo hace debe ser apartado de toda relación con la espiritualidad, confinado adecuadamente y sometido a un tribunal para la doctrina de la fe.

Cuando se da de lado hasta a las propias empresas en busca de un fulgor político que es el real oficio ejercido bajo un hábito insultado, cuando se utiliza el cargo como hizo montando un acto parecido a una misa en Madrid a la que llevó engañados a muchas personas de buena fe, con el frío que hacía y con niños, para justificar una de sus empresas políticas, el grupo Hazteorín, de triste trayectoria, infame actitud e infausta acción, cuando ya es más que evidente su carrera política y su nula capacidad de comprensión del Evangelio y de la doctrina de la iglesia católica, su absoluta ignorancia de Santo Tomás de Aquino, éste no puede ir pontificando de nada, debe ser confinado, aunque personalmente soy más partidario de un auto de fe, como Dios manda.

Con hogueras eh, mariconadas, las justas de hazteorín.

Los psicópatas, como los degenerados sexuales, como los inmaduros funcionan bajo el esquema mentor/discípulo. Un tal Fortea, que se hacía llamar ”Padre Fortea”, cuando los curas que yo he conocido que creen en Dios se hacen llamar por su nombre o como mucho, ”hermano”, creó hará más de diez años una página web en la que se publicitaba como exorcista: esa web era el referencial inmediato para todas las sectas que medraron en la costa valenciana, algunas de infausto recuerdo y deplorables acciones, por ejemplo matar curas, todas ellas autodefinidas como sectas satánicas: eso sí, él hablaba maravillas de sí mismo: “Mira si soy chulo, que yo le gano al demonio” superhéroes de leyenda, superhéroes de los cojones.

El tal Fortea tenía su doctorado: dirigido por Martínez Camino, el locutor de Televisión que mejor maquillada va; el que dijo que las que abortaran fueran excomulgadas, en tv, pero les niega esa excomunión a los políticos, al cual le dirigió su tesis doctoral, Rouco. ¿que tal un proceso de la congregación para la doctrina de la fe?

Los de hazteorín intentaron boicotear todas las acciones de grupos de facebook que les superaban, en numero y calidad de personas; esos, una de las formas políticas de Rouco para su medrar en la corte, deberían dar cuentas de su financiación.

Si algo define la maldad humana es la traición: propia de los comunistas “nosotros nos adelantábamos y los traicionábamos primero” y de ese pecado de lesa humanidad es también reo Rouco: después de comprometidas las pinturas de La Almudena en Madrid, y habiendo reservado el tiempo necesario el pintor encargado, fué despedido sin más palabras y por tanto a la calle, al paro; no se pinta una catedral en dos días y mal, como hizo después un tal Kiko Argüello, otro de los peones en los movimientos políticos de Rouco ejerciendo además una auténtica aberración en los altares bajo su mirada bondadosa de protector: este tío se creerá Richelieu, pero aquel a diferencia de éste era inteligente. Los seguidores del tal Argüello profanan los altares. En rigor: demostrable.

Los católicos creyentes deben de dejar de marcar la x de la iglesia católica en la declaración de la renta, dejar de apoyar económicamente a toda la jerarquía eclesial, y pedir cuentas claras a los mercaderes en el templo: mientras se utilice la fe y la religiosidad de la gente de esta manera tan deplorable, los creyentes deben dar la espalda a ésta estructura, tan Gramsciana, tan cortesana, tan aberrante.

Los católicos no deben apoyar ninguna iniciativa que provenga o apoye esto. Precisamente, por su condición católica.

Y la iglesia sobrevivirá, a pesar de tan funestos personajes.

Coda:

Personalmente, son ofensivas las imágenes que he visto de un viejo disfrazado engañando a un montón de gente creyendo que engañan al Apóstol. Un peregrino sabe o no por que lo hace, en soledad, y cuando llega a la catedral da gracias: las excursiones organizadas con apariencia de algo no son sino turismo alternativo y relativista: un respeto al Apóstol, y sobre todo a los peregrinos: esos son excursionistas, vergüenza da verlos.

A los peregrinos, los que ayudamos a cualquiera y asumimos a esos como inevitables cuando van molestando por el camino a Santiago.

A Santiago, que van los pecadores peregrinando y los excursionistas a pasear; a Santiago, Patrón de España, a Santiago: el amigo de Cristo.

10 comentarios:

Interruptor dijo...

Pues a buenas horas vienes con el tema este. Al empezar a leer el post pensé que había algo nuevo.

Por favor, a ver si alguien consigue explicarme cual es el problema de las palabras de Rouco, pero que me lo digan analizando de verdad y la integridad de lo que ha dicho y no quedándose con una frase suelta.

Rouco ha exhortado a los políticos cristianos a dejar sus cargos, porque nos guste o no, tal y como está montado el chiringuito en España, un político con responsabilidades de gobierno tiene la obligación de acatar las leyes y cumplirlas, y si no lo hace es que está fuera del sistema, así que debe dimitir. El único error que se le puede atribuir a Rouco es no haber hablado de que este es un sistema corrupto, errado desde la base, donde no hay libertad, pero esto lo ha dicho en otras ocasiones.

Por favor, no nos quedemos con lo aparente y profundicemos en el sentido de lo que se dice. Y recordemos que el Señor dijo aquello de “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, así que no podemos dejar de dar al César lo suyo pero podemos pedir a Dios que cambie al César cuanto antes, y por supuesto debemos colaborar con la obra de Dios.

Si sometiésemos a Rouco a un control por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a lo mejor es él quien daba unas clases magistrales a los presentes.

Respecto al cura que mencionas, es la primera noticia suya que tengo, pero pecadores y caraduras ha habido dentro de la jerarquía católica desde sus inicios.

Pero esto no es razón para no colaborar con la Iglesia. Poner la X en la casilla no es la forma de financiar a los jetas que se aprovechan de la Iglesia, es la manera de financiar la obra social de la Iglesia, es la manera de financiar a Cáritas y es la manera de mantener en pie unos templos que de otra forma se caerían por la imposibilidad de mantenerlos.

Y sobre los que dan la tabarra en la Catedral de Santiago con eso de las peregrinaciones y del Año Santo, estoy harto de mandar callar a la gente durante la misa en la Catedral porque están haciendo el imbécil y se creen que aquello es un museo o algo así, no se enteran de que es un templo dedicado al Apóstol en el que hay culto, pero es que son, como tú dices, excursionistas, y además son ignorantes.

Ignacio dijo...

Lo de Rouco va explicado en los enlaces; lo de que financia sus aventuras políticas con el dinero de la buena fe de la gente me temo que daría para un proceso aparte, pero hacerse, se hace.

Interruptor dijo...

No, no se explica en los enlaces porque en ellos se desvía la atención de lo que realmente ha dicho Monseñor. La clave está en la frase a la que nadie presta atención: “En un sistema jurídico como el nuestro…”

Monseñor está aclarando que nuestro sistema jurídico es perverso porque no permite que la conciencia guíe las acciones de un gobernante, y además está llamando a la dimisión en masa de los políticos con conciencia bien formada, no está llamando al cumplimiento de la ley del aborto.

Si no queremos entender y nos gusta cogérnosla con papel de fumar, es nuestro problema, pero no tergiversemos lo que ha dicho Rouco, que por otro lado no tiene la más mínima contradicción con las palabras de Santo Tomás, el cual no habla sobre las obligaciones de un político en un sistema jurídico concreto, sino de las obligaciones morales de un cristiano, y como cristiano contrario al aborto un político debe dejar su cargo si este le obliga (como es el caso del sistema jurídico español) a cumplir leyes injustas porque en conciencia no puede cumplirlas. Otra cuestión es lo que hace cualquier ciudadano que no es gobernante porque no tienes la posibilidad de dimitir de tu condición de ciudadano así que tendrás que negarte a cumplir las leyes injustas.

Tampoco contradice las palabras de Monseñor Gil Hellín que, al igual que las de Santo Tomás, se refieren a los fieles en general y no a los políticos con responsabilidad de gobernar. Si éstos últimos abandonan su cargo, ya podrán revelarse contra las leyes injustas. Y por cierto ¿quién tiene más peso moral, el que pretende incumplir una ley (y que al final no puede) sin dejar su poltrona ni sus privilegios o el que renuncia a ellos por defender la justicia? Es como lo que hizo el PP; recurre la ley ante el Constitucional (que ya sabíamos todos qué iba a decir) y después “acepta” la sentencia, pero no dice una palabra de derogar la ley si llega al gobierno. Para defender la justicia de verdad hay que mojarse el culo.

Me parece mentira que haya que explicar las palabras de Rouco, de verdad. Creo que todo este follón tiene su origen, precisamente, en la izquierda anticlerical española, porque de otra forma no se entiende.

Interruptor dijo...

No sé qué le pasa a Blogger, pero cada vez que meto un comentario, al publicarlo me da un error, me quedo con la duda de si lo publicará o no y luego lo publica.

Ya está Blogger haciendo de las suyas.

Ignacio dijo...

“En un sistema jurídico como el nuestro…”

Explican en los enlaces que es lo mismo que si con esa frase los obispos alemanes hubieran entregado a los judíos, cosa que no hicieron.

No es que el sistema jurídico no sea perverso, es que el juega a esa confusión y a ese sistema político, y además no buscando nada bueno, no es la primera que hace.

Exculpa a los políticos en razón a su poder y discrimina así a los católicos "vulgares" le da al Cesar lo que es de Dios.
No me hace gracia tener que decir estas cosas, pero si suceden, suceden.

Interruptor dijo...

Ignacio, la comparación que haces no tiene nada que ver. Si bien en la Alemania Nazi existía esa obligación legal de denunciar y entregar a los judíos, los obispos no eran políticos gobernantes. Si lo fuesen tendrían que dimitir de sus cargos para no entregarlos. Es así de simple.

No se puede estar en misa y repicando, si quieres estar en misa tienes que dejar de repicar; si quieres ejercer de cristiano tienes que dejar una responsabilidad de gobierno que TE OBLIGA por encima de tus creencias, pero EN ESPAÑA, en otras ordenaciones jurídicas no es así. No sucede lo que algunos dicen que sucede, sucede lo que de verdad sucede.

Es igual, no voy a seguir con esto. Si no se quiere entender, yo lo siento mucho, pero no voy a seguir explicando lo que no debería ser necesario explicar. Y me extraña ver cómo campañas tergiversadoras orquestadas desde el anticlericalismo encuentran eco en los que no deben ser anticlericales, y no lo digo por ti que no eres católico, sino por los enlaces que hacen referencia a fuentes supuestamente católicas y por otros blogueros supuestamente católicos.

Te voy a dar un disgusto: en esto estás de acuerdo con ese bloguero que te cae tan mal y que te vetó en su blog por decir lo que pensabas. ;o)

Ignacio dijo...

No creo, pero si un imbécil me copia eso no me convierte a mí en imbécil.
Por lo demás, sigo viendo lo que arriba explico.

Interruptor dijo...

Oye, que no pretendía ofenderte, sólo me llamó la atención la coincidencia.

Ignacio dijo...

No pasa nada

Fonso dijo...

Este post, o bien ni se prueba para no digerirlo o si se prueba se tamiza como "nos han enseñado a tamizar".

Por una parte, no creo que Rouco esté haciendo un llamado generalizado a que los católicos abandonen responsabilidades políticas en los partidos políticos y en el Estado democrático monárquico parlamentario.
Por otra parte, me pregunto que ordenaciones jurídicas no son así: esas que permiten "ir a misa y repicar".