viernes, 27 de agosto de 2010

El pueblo ha perdido la confianza de sus gobernantes

Todo lujo se somete a un paseo matinal, al amanecer: la mujer y el, los dos hijos y la madre se quedan en casa: subsisten de la pensión de menos de 400€ y ni tienen trabajo ni perspectivas, y no son dos infames. En otra familia un caso de esquizofrenia grave en agosto los han mandado con cita para diciembre porque “están saturados”y lo dicen sin ningún tipo de vergüenza. Acuden a ONG y nadie atiende, si es que existen, aunque deben existir porque están en la lista de los subvencionados, como lo están las de atención a “adictos” que ante un caso de alguien que se quiere desintoxicar les mandan, una tras otra, a proyecto hombre: pero eso si, la subvención la cobran religiosamente.

El enorme constructo de ingeniería social de los últimos treinta años se ha venido abajo por todas partes: la realidad lo pone en evidencia, pero siguen mirando a otro lado esperando que escampe, cuando lo más posible es que les escampe la gente la cara a leches; da igual: si la gente no considera que lo del metro de Madrid era cosa de la Aguirre o que la crisis viene de fuera es que no han entendido el mensaje y los fachas hacen mucho daño.

Ahora los sindicatos de acuerdo con las instancias gubernamentales (como siempre con los sindicatos del movimiento) preparan la estrategia para salir de la crisis “que lo paguen los ricos” y van a freír a denuncias en inspecciones de trabajo conchabadas a las empresas que aún sobrevivan: y alardean de ello: los que no han cerrado, cerrarán, excepto los chinos y sarracenos ¿alguien ha visto alguna denuncia a alguno de esos establecimientos por manipulación de alimentos, o por maltrato infantil? ni lo veis, ni lo veréis: lo importante es joder al vecino para darse importancia, y si no hay pobres se inventan, como la marquesa, que primero inventó los pobres para poder ejercer la caridad, como La Pasionaria, que declamaba que “ella no podía hacer a los pobres ricos, pero a los ricos pobres, si” y con ese bagaje de la envidia y la maldad encima quieren justificar su vida como una cosa política, con los pijos haciendo ahora turismo Paris-Dakar pero solidario, así paga el estado en cualquiera de sus formas.

Eso, se ha caído por todas partes: ya preparan el cambio del Borbón por el Letizio, y todo son gestitos y alharacas y aspavientos, pero ya nadie engañan: hay que hacer una catarsis social importante que están ya haciendo las personas, y una auditoría de todo el estado en los últimos treinta años, expurgar de caraduras y vividores y empezar a sacar esto adelante, que con esta recua de gaznápiros no vamos a ninguna parte.

1 comentario:

Seneka dijo...

La catarsis social que mencionas no se dará hasta que comprendamos que, a nivel personal y familiar, no podemos esperar soluciones de la satrapía, sino que tenemos que movernos y organizarnos nosotros, al margen del sistema.