viernes, 11 de junio de 2010

Blogging

si España abandonara el euro, las consecuencias serían devastadoras, ya que la economía se resentiría durante varios lustros y el nivel de vida de los españoles perdería entre un 35% y un 40%. De nuevo, meine Damen und Herren, releer lo escrito me provoca una reflexión: a lo mejor es lo que desea Rodríguez, un país empobrecido, sin clase media, a lomos del burro de Torremolinos y que se abanica con las orejas de Frau Pajín. De todas formas ustedes no se preocupen, queridos lectores, porque ahora una fracasada—Angela Merkel— vela por ustedes, incluso por el gran subnormal.

2 comentarios:

Seneka dijo...

Ni Angy ni la unión monetaria nos van a salvar del desastre. El sistema hace aguas por los cuatro costados. Y el problema es, precisamente, el de querer mantener el "nivel de vida" a toda costa.

Como dijo el otro, ¡no es eso, no es eso!.

Interruptor dijo...

No nos engañemos. La Merkel se preocupa de lo suyo y sólo se preocupa del gran subnormal y de nosotros en tanto que ello pueda influir en lo suyo.

En cuanto vea la oportunidad adecuada nos dará una patada en el trasero, nos echará del campo de juego y seguirá ocupándose de lo suyo porque para eso la han elegido los alemanes.

Salvo que tengamos la suerte de que nos encuentre útiles para algo (no se me ocurre para qué) y entonces se ocupe de que no nos enfanguemos más de la cuenta. Pero yo no contaría con ello.