jueves, 20 de mayo de 2010

Fuego a discreción

Pío Moa ha hablado esta mañana del padre Las Casas; acto seguido se me ha llenado el reader y el facebook de menciones disparatadas sobre el padre Las Casas. No ha sido vehemente ni ha atacado; pero todos se han lanzado contra él.

Fray Bartolomé de Las Casas, fué apartado de su sede episcopal y llamado a un retiro “especial“ en el colegio de San Gregorio de Valladolid; colegio en el cual coincidió con un joven curita que al andar del tiempo siendo confesor del futuro Felipe II, en el Sínodo de Londres, “discutió muy vehementemente

No he encontrado ningún dato sobre el sínodo de Londres ni puedo demostrar con pruebas nada: pero dado el “ambiente” de la época y de lo que se estaba tratando, la posición de los que salieron disparados de Trento, y las cartas cruzadas entre Las Casas y Carranza, colijo que el tema era claro: la esclavitud; y sí queda patente y demostrado que Carranza se opuso, vehementemente, y Las Casas argumentaba que no por ser no católicos carecían de alma, razón por la cual había que respetarlos: a los dos les costó una purga dentro de “la empresa” pero algo consiguió España: España jamás tuvo esclavos.

Dato del cual todas las corrientes historiográficas de moda hacen la vista a un lado; porque es mejor el topicazo y obviar las virtudes, pero hay dos datos que para mí si son relevantes: España jamás tuvo esclavos; y es el único país civilizado donde las mujeres no pierden su nombre al casarse.

La demagogia convence a los ígnaros: si buscamos la excelencia ya hay que esforzarse un poco mas; hablar mal es fácil, y la difamación persiste más tiempo que la claridad y la verdad: cada cual elija si es un orco siguiendo a la masa o piensa por el mismo.

1 comentario:

Dhavar dijo...

Lo del apellido femenino - algo realmente brutal, trasladado directamente del derecho de familia romano- es un arma definitiva en cenas y reuniones con Anglo cabrones progretes y arrogantes.Lo he probado varias veces.Éxito total, te vuelves el puto amo de la reunión desde ese momento.Ahora, además, voy a redondearlo con lo de los Esclavos para rematar la faena.