sábado, 10 de abril de 2010

Blogs que consiguen que me pueda armar

67, modelo para armar: la traducción mas acertada habría sido maqueta para montar; un ejercicio de estilo con el cual Cortázar demostró inexorablemente que su afán era ser europeo: nada objetable, pobre hombre, rendido por el amor, hundido por lo mismo: a Cortázar lo mató la tristeza en París, como a Antonio Vega, que lo mató la soledad del sentimiento sin fondo, la tristeza, como a Michael Jackson que lo mató la enorme soledad: como lava, te inunda y destroza y no te das cuenta pero llevas muerto demasiado tiempo como para seguir vivo, y por eso los buitres como carroña sólo recuerdan a los grandes para homenajearlos: nadie va a visitar a Leopoldo María Panero, y es el mejor. Si muere todo serán homenajes: algunos valemos más como cadáveres que andando por ahí.

Que horror de tiempos, en presente, que proyectan afanes y disputas más que logros y alegría; que tiempos, que horrores, que mala música ponen en todos los bares y que predecible es todo, con los luditas mandando en la estructura, contentos de haber encontrado un filón de argumentos en una madre tierra que ni siquiera saben comprender; con las mujeres acondicionadas a su papel de máquinas de uso banal y un enorme error, el gran error, la configuración del estado, la mayor máquina de opresión jamás acabada: ves las cortes como un cine mudo, decía Paraíso; “los políticos no nos dan satisfacción” consiguieron aniquilar por subsidencia y colapso toda la creatividad pública de los ochenta, encastrados en el poder encasillaron la vida en el aburrimiento programado, pero no es fácilmente asumible: por favor, déjennos en paz: solos, somos capaces de crear, con vosotros todo se ha ido a la mierda ¿ tan poco fácil de entender es?

¿eousque tandem, satrapía, abutarem patientia nostra?

A los hombres los define su tiempo y su obra: ni hay tiempo ni hay más que mierda: al menos que se aparten a un discreto rincón y dejen que con la azada de la vida hagamos los surcos del futuro.

El tiempo nos convierte en sus víctimas y aliados: siempre los mismos se reúnen a debatir ¿por donde va? y siempre los mismos, los que echan adelante, los guapos del ritmo, y el mismo de antes.

2 comentarios:

Dhavar dijo...

Te echaba de menos.Ando en el límite.Aunque es una derivada personal, me has hecho acordarme de algo:Hace unos días, cogí el Ser y El Tiempo - la edición de Fondo de Cultura Económica, de tapa gris- y me topé, escrito a boli en la primera página con lo siguiente:"El Ser y el Tiempo...Ya,ya.. vaya seres y vaya tiempo.Te queremos".
Era de una novia de la facultad,un prodigio de belleza, que ponía el plural mayestático irónico cuando ponía el dedo en la llaga.La quise tres años.No sé que fue de ella.Ese texto fue escrito, probablemente, en 1986, en Pamplona.
¿Cúanto nos llevamos? Yo soy del 66, y siempre tengo la impresión de estar en el borde de cierre de tus evocaciones.

Anónimo dijo...

Me ha gustao mucho.Vuelvo a leerte.
un abrazo