jueves, 25 de marzo de 2010

Paranoia sea

Si no fuera un error, si Garzón hizo adrede lo de mandar escuchar “ilegalmente” sabiendo que luego eso sería el fin del proceso, significaría que la trama Gürtel se preparó para hacer daño, herir pero no matar; una parte de una trama de cambios de favores, sin intención de que nadie del pp salga realmente dañado. A cambio de algo que no por no saberlo deja de existir: de ese modo, se pone en evidencia a Camps y demás, se actúa contra unos, se exonera a otros y Garzón ha colaborado en una trama para cometer inmoralidades: pero la satrapía se comprende a sí misma en su propio mecanismo, y en su propio juego; no sería la primera tramoya enfangada que montan: Capitán Kan, Lasa y Zabala….pero a lo mejor soy excesivamente paranoico.

¿Delitos? delitos son lo que ellos deciden que sea.

Y no descarto que en esa "negociación" estén los que la montaron, los comerciantes, además de los políticos.

4 comentarios:

pcbcarp dijo...

Mayor, aparte de estar mayor,está chocho. Garzón, aparte de un impresentable, es un inútil conocido. No hay que olvidar que, por mal instructor que sea, las cosas ocurren de verdad. Recordemos Harry el sucio y lo que jodía que el malo quedara libre.

Embajador en el Infierno dijo...

¿Paranoico?. No, se llama pressing catch. Dar pero sin sangre.

Seneka dijo...

No sólo es una cuestión de negociación sucia entre navajeros. Se trata, además, de trasladar a la sociedad mayor sensación de confusión, desconcierto y desamparo cada vez. Camino de la desesperanza y el caos absolutos para imponer el modelo de satrapía más evolucionado de todos los tiempos.

De paranoico nada, chato.

Crispal dijo...

No digo yo que no, pero tampoco que sí. Diría más bien que ¿quién sabe? Lo que sí parece cierto es que a Garzón esto le puede salir caro, o no, vaya usted a saber. Y no es que sea yo gallego pero son tiempos de confusión y cortinas de humo.