jueves, 11 de marzo de 2010

Inicuidad

La enorme tramoya montada para ocultar la verdad revela que lo del 11 m es per se aterrador: que el estado ponga todo su aparato contra la nación y sus intereses es la máxima depravación: mientras no se sepa la verdad la vergüenza debe caer sobre todos los inicuos.

Y el rigor de la ley natural, sobre todos los buitres y demás carroñeros que ocultan en las miasmas sus ocultos intereses. El vigor de la historia y el furor de los hombres clama venganza y saber la verdad.



Interruptor se suma a esta soflama.
Crispal también.
y Alitina.

5 comentarios:

Interruptor dijo...

Añade mi firma a este comentario detrás de la tuya.

Crispal dijo...

Yo también me sumo a tu "soflama".

alitina dijo...

¡Y cómo no estar de acuerdo y no sumarse a esta soflama!
¡Dios mío qué mierda de país!

Fran dijo...

Vivimos en un país de mierda donde por encima de la verdad y la justicia están los intereses de unos cuantos. Ya lo decía uno de los pesos pesados de la política (esto es una opinión muy personal). "hay dos cartas magnas que todo el mundo debe respetar por encima de todo: la primera es la declaración de derechos humanos, la segunda la constitución. Si no se empieza a respetar eso, no vamos a ninguna parte"

Ignacio dijo...

Empieza a redultarme extraño que se citen los derechos humanos y no los diez mandamientos