miércoles, 31 de marzo de 2010

Facebook, hoy

Es inútil creer que se progresa por una suerte de inercia que, salvo cataclismo, no puede más que perseverar. Si el progreso fuera necesario, nuestra libertad sería ficticia. Pero puesto que somos libres, la ficción es el progreso como tendencia histórica.

«Ser conservador consiste, (…) en preferir lo familiar a lo desconocido, lo contrastado a lo no probado, los hechos al misterio, lo real a lo posible, lo limitado a lo ilimitado, lo cercano a lo distante, lo suficiente a lo superabundante, lo conveniente a lo perfecto, la felicidad presente a la dicha utópica.» (leído por ahí)

Son de Fustración Voluntaria.

1 comentario:

Embajador en el Infierno dijo...

Muy bueno. Solo cambiaba en la definición de conservador lo siguiente: donde dice "lo real a lo posible", es precisamente al revés.