miércoles, 31 de marzo de 2010

Blogging

parece mentira que la gente se pueda movilizar en masa porque su equipo gane un puto partido de fútbol y no sea capaz de hacer lo mismo cuando cuatro hijos de puta están jugando con su pan y el de sus hijos. Una autentica pena.

2 comentarios:

Seneka dijo...

La explicación es muy sencilla: en el fondo, la revolución es algo ajeno a lo más puro del alma humana, y por eso la "movilización" no es algo que prenda de forma natural en la sociedad. Para ello se precisan mecanismos de inculturación y "gestión de voluntades" que sólo pueden estar al alcance de los poderosos. Por contra, la celebración de una victoria futbolística tiene mucho de liturgia popular de exaltación de lo común, algo por lo que el hombre moderno siente una gran nostalgia.

Esto, con independencia de que esos mismos poderes utilcen (que lo hacen) ese tirón social para terminar de narcotizar al personal.

Con las manifas de HO pasa exactamente lo mismo. El fútbol no es ni estrictamente necesario ni en absoluto suficiente para el poder.

Anónimo dijo...

A proposito:

http://www.loodio.es/content/el-politico-furbolista-y-la-ue

Meciendocunasbloggerman