domingo, 7 de febrero de 2010

Nada nuevo, bajo el sol



El bebop jamás llegó a ser tan popular como el swing. En primer lugar porque en el momento fuerte de la revolución bebop, en 1942, el Sindicato de Músicos prohibió a los músicos grabar para protestar por la falta de ingresos por la música reproducida en la radio y en las gramolas; la consecuencia es que mucha de la mejor música del momento no fuese grabada. En segundo lugar porque no era una música fácil como el swing, sino creativa e impredecible.

6 comentarios:

Museros dijo...

Está claro que los sindicatos se han creado siempre para impedir a la gente trabajar y ganarse la vida.

Pablo dijo...

Los primeros sindicatos -católicos- recaudaban cuotas para el entierro de sus afiliados y darle una compensación a la viuda.

También hacían huelgas cuando demasiados niños morían en la mina.

Devergüenzaajena dijo...

Bueno, en esos tiempos por lo menos hacían algo. Ahora están con el Gobierno: malo, malo.

Museros dijo...

Tienes razón, Pablo.

Retiro lo de "siempre".

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Estamos jodidos!

Pablo dijo...

Se te entendió perfectamente. Sólo apostillé porque hay gente que todavía piensa que el origen de los derechos laborales vienen de los sindicatos "de clase".

Un saludo.