miércoles, 3 de febrero de 2010

El arte como indicación

Grandes fastos, alharacas en El País (entonces lo escribían así, El Páis) y mucha algarabía se montó alrededor de “la vuelta” del Guernica, cuadro que de Paris fue vendido y bien aprovechado por Pablo Ruiz para su autopropaganda y desde la lucha contra el capitalismo forrarse de la manera más vil: engañando. Y en eso se fue su vida.

Volvía “el Guernica” símbolo tribal: en todas las casas progres había una reproducción, y con lo feo que es lo adoraban: que le vas a hacer. El gobierno socialista con Solana de ministro (que para eso es de los de toda la vida) montaron toda la parafernalia y propaganda para la “puesta en valor” y debida  recepción de “El Guernica” para lo cual se le hizo un sitio especial, con unas medidas especiales, y todos escribían y sabían más y contaban más y cuanto refleja y cuanto mensaje, y una panoplia, y un cristal especial, y un sitio maravilloso.

Es decir: que el horror ese, mal hecho y peor pensado, es mejor cuadro que las meninas, que el Cristo de Velázquez o cualquier otro cuadro de El Prado.

Es decir: que el valor del arte depende de la nomenklatura.

Y empezaron: premios de pintura en todos los pueblos y aldeas; todo era cultura, festivales de cine en los sitios más insospechados, todo en nombre de “la cultura” y se montaron horrores: el valor del arte murió: medraron los artistas que se arrimaban a la progrez haciendo auténticos espantos y forrándose, a cuenta del presupuesto, y la creatividad en pintura murió, de su propia codicia, de su propia soberbia: nadie habría sido Tàpies sin el apoyo de la autonomía barceloní; nada habría sido el de la cúpula sin el apoyo político local, nadie llegó a nada por sus méritos, sino por ser el elegido de la dirección general en cuestión: Velázquez habría acabado harto de heroína en un descampado.

Pero avanzaron: son artistas los que la burocracia sátrapa decide; son cineastas los que son elegidos por la burocracia sátrapa; son cantantes los que ellos deciden…y acaban haciendo concursos para elegir al próximo cantante de moda en tv; en breve lo harán con el pintor el escultor y el poeta.

No hay nada hecho en los últimos treinta años por esa recua que merezca un minuto de tiempo: pero eso sí: la de sueldos y enchufes que se han dado, esas vidorras, no se las quita nadie.

Ahora Jiménez Losantos empieza a poner en evidencia lo que todos sabemos: llenaron las ciudades de mierda a precio de oro para creerse cultos, Médicis y Lucrecias Borgias; sin siquiera tener el mínimo criterio, se creyeron grandes cultos e impulsores de la cultura, incultos sublimados cegados por su propia soberbia: no sólo es de dinero la crisis, no empezó hace cinco años, no es cosa de economistas.

5 comentarios:

Peggy dijo...

Independientemente de la utilización del poder político del arte como instrumento de propaganda , eso ha existido siempre ..... me pregunto si Goya , de vivir en esta época no hubiera utilizado algún lenguaje formal de las Vanguardias para pintar sus horrores de la guerra , Picasso lo hizo .Y como el arte es expresión y signo de una época , es lo que tenemos ahora ...No le veo, Sr de la Galaxia , muy Forofo del arte Contemporáneo ni de los "valores" de la sociedad actual :)

Ignacio dijo...

Vale.

Dime cuales son esos valores.

Seneka dijo...

¡Qué cosas tienes, Ignacio!

La reeducación contigo fué un completo fracaso en tu etapa académica, macho.

Pablo dijo...

Yo soy de los que vive cerca de la cabeza gigantesca del Che Guevara en Oleiros. ¡Qué me vas a contar! Eso sí, las cámaras de vigilancia puestas en medio de la rotonda para vigilar a los que le lanzan botes de pintura y escriben 'asesino' no fallan. Y la pareja de municipales que hacen guardia de vez en cuando, tampoco.

Que entren a robar en las casas supongo que es secundario. La kultura es lo primero.

Más.

En una aldea de Pontevedra, desde hace unos años, organizan el Festival de Cine de Cans. Por hacer la gracia (?) de que el nombre de la aldea suena igual que el de Cannes.

El Festival lo pagamos todos, claro. ¿Y quién va a ese Festival? Ni idea. Sólo sé que los actores de la telegaita van allí a hacerse fotos.

Sería interesante que alguien reuniera estas historias y se hiciera un compendio.

Un saludo.

Schuster dijo...

al arte (con minusculas) siempre ha sido sinonimo de negocio. ¿No es Miguel Angel un "vendido"?, ¿no es el barroco más barroco cuanto más reales circulaban?, ¿quien podía cambiar para tener ocre?

el Arte con mayusculas probablemente sea solo sentimiento.