martes, 2 de febrero de 2010

De tan evidente, invidente

"La crítica platónica moderna no solamente nace con Schleiermacher. Nace, sobre todo, con el prejuicio de Schleiermacher según el cual es posible comprender a Platón mejor de lo que él se comprendía a sí mismo. El peligro inherente a este prejuicio es obvio: a poco que se fuerce, los mismos diálogos dejan de ser un referente necesario para la interpretación de Platón"

4 comentarios:

Seneka dijo...

¡Qué cosas tienen estos filósosfos!

Ni siquiera Platón tiene por qué ser un referente para la interpretación de Platón. La hermeneútica postmoderna se caracteriza, precisamente, por la accesoriedad de los referentes.

Gregorio Luri dijo...

Eso de filososfo me lo tomo a pecho.

Seneka dijo...

¡Coño, D. Gregorio, no sea así! Le pido disculpas, después de años aporreando el teclado sigo siendo un patoso.

Por lo demás, entienda que no se trata de una apreciación despectiva, ni de lejos.

Un saludo. Y perdón.

La chica de ayer dijo...

"Hay que comprender el todo para poder comprender la parte y el elemento y, más en general, es preciso que texto y objeto interpretado, y sujeto interpretante, pertenezcan a un mismo ámbito, de una manera que se podría calificar de circular".

Evidentemente no es mío!, yo no soy tan inteligente.