miércoles, 30 de diciembre de 2009

DSM

Cuando hay crisis, las mujeres se pintan los labios rojos: lo dice mi amigo Federico, y es verdad. Es imposible que ante la situación real, y la amplificación de propaganda y carencia de información en esta terrible crisis, quedemos impunes, ni inmaculados: todos disimulan, pero las señales son evidentes: hay que ser genial para darse cuenta de que cuando hay crisis predomina el carmín en los labios femeninos ¿no? fijaros: desde que me lo dijo Federico lo he hecho, y es cierto.

Son tiempos de desinformación, confusión y alea: se ve en todo, porque los parámetros de medida del alma no existen, se ven las señales: las sociedades médicas americanas desarrollaron el DSM como un test para evaluar la enfermedad mental; originalmente desarrollado por el ejército, los sucesivos DSM son cosa de las compañías de seguros americanas: simplemente es una base de datos con una clasificación: a tal enfermedad corresponde tanto gasto en medicamentos, tanto tiempo de ingreso, y tanto cuidado: se mide así el gasto por enfermo en algo tan sutil como son las dolencias del alma humana: debidamente traducido a España, se ha convertido en una especie de libro revelado para toda la psicología y la psiquiatría patria: el DSM lo ha dicho, te adoramos, sr; es eso, y jamás será otra cosa.

Palurdismo.

No ha salido el DSM V porque la sociedad americana de psiquiatría no lo ha permitido: no quieren considerar patología toda afección del alma humana. Si se te muere alguien, es normal que te quedes triste; si te divorcias andas jodido, si te arruinas es normal que andes fastidiado…..pero ¡ah! señores, para eso está la manipulación, que no otra cosa es la psicología sino la manipulación  del hombre para convertirlo en un instrumento social, y solo eso: no importa la persona sino que cumpla un rol social; y entonces aparecen las palabras ineluctablemente infalibles que son indiscutibles y ante las que veneramos: terapia, patología, enfermedad: no es que le guste follar, es adicto al sexo: enfermedad. No es que beba porque quiere, es una enfermedad: así no tiene ninguna responsabilidad sobre sus actos, fue el alcohol. Mandan huevos.

Considerar la tristeza, el abatimiento y las pasiones y afecciones del alma como patologías es la enfermedad: si a una persona triste o abatida lo inflas de antidepresivos le alteras la personalidad, y claro: con un poco de suerte lo encierras en una cárcel química o en una psicoterapia de manera que te aseguras la clientela, y un rol social.

Pero la tristeza existe, y no es una enfermedad; y el dolor y el amor y el placer y el olvido y ¡ay! de los tiempos en que los jóvenes no suspiren por princesas en amores deshojados.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya, ya, pero entonces digame usted como se puede asumir algo que no sea industrializable. Tenga en cuenta que el socialismo, la socialdemocracia como usted dice, o como yo digo: el ultracapitalismo socialista, es un hijo de la sociedad industrial, ya obsoleta por cierto, y como tal pretende industralizarlo todo, hacerlo parte de un proceso industrial, un engranaje que camina hacia un objetivo de elaboración de un porducto y su colocación (Usted lo llama convertirlo en ente de utilidad social), ya sea un modelo de sociedad (producto) un espíritu (producto) una familia (producto)....a sus ojos todo debe poder construirse mediante un proceso industrial alejado de la humanidad, cercano a la maquinaria (no a la máquina) y por eso en lo que se refiere al espíritu humano, que no es otra cosa que la humanidad del homo sapiens, conciben tests, pruebas, análisis procedimentales, procesos, blablablabla....todo encaminado a poder construir una cadena de montaje espiritual a la que le puedan dar una entrada objetivo y generar una salida espiritual esperada.


En el proceso, desde luego, hay quien aprovecha el negocio. Mientras se persigue desentrañar ese esquema sistémico industrial siempre se generan negocios, pero el fin está claro.Es el sueño socialista: Poder dar una entrada objetivo a una sociedad entera de individuos hormiga, y todos a la vez y al mismo tiempo dar como resultado un tipo nuevo de ser humano con un espíritu determinado, cohesionado, igual al resto de individuos, sintonizado perfectamente con el modelo a la carta y customizable de sociedad.

Es jugar a dios.


Meciendocunassaliendodeunhormiguero

ZP Nunca Mais dijo...

La cuestión no es, como dices, que en epocas de crisis las mujeres se pintan los labios de rojo..., la cuestión es ¿qué es una mujer?

Ignacio dijo...

DEBES ir a votar la encuesta de la columna derecha

ZP Nunca Mais dijo...

Esa encuesta de la columna derecha es lo único que he votado en mi vida, pero ni así me ha quedado clara mi duda existencial sobre las mujeres.

Pablo dijo...

A mi me sorprende que cuando hay una inundación, una explosión de gas, etc, aparezcan psicólogos expertos en traumas para atender a las víctimas.

A una persona que pierde su casa, se le viene el mundo encima, siente dolor, y el dolor no se cura.

Jack dijo...

!!!!!! Feliz 2010 !!!!!!!

Ignacio dijo...

Dios te oiga

Museros dijo...

Una amiga mía, tras acabar medicina, se especializó en psiquiatría. Las expresiones que más repetía cuando hablaba de sus pacientes eran "bien adaptado" y "mal adaptado".