miércoles, 26 de agosto de 2009

Una canción para Enrique Jr.

No hay meapilas.

Los conozco; demasiado bien; aqui no hay meapilas, ni uno: esperan todos en Sarria: los más meones, un poco más; pero nunca más lejos de cien km: hacen lo justo para justificarse y no mancharse del polvo del camino; esa gente aqui no se les ve, no caben en esta concepción: es un camino católico, razón por la cual está lleno de pecadores; simplemente, es algo divertido: muy divertido; siempre he hecho deporte, y lo sabes, o lo percibes: sí sabes que soy una persona sin medida: quiero sin medida, leo sin medida, trabajo sin medida, me hundo sin medida, me levanto y caigo, sin medida, si hay que beber solo en exceso, si no hay que hacer nada se hace; nunca he sido de medias tintas, y no soy un meapilas: no hice caso cuando me recomendaron hacerme cura (¿adivinas quien?) ni soy piadoso: me interesa la religion desde siempre, todas, por antropologia; la catolica: es la mia: en mi vida está presente: estudié porque la iglesia inventó los estudios, y odié a los curas, como todos, vehementemente: se portaron como chusma terrible cuando la huelga de hilaturas: eso marcó mucho en Buñol, aquellos eran mala gente. ¿juzgamos a todos solo por unos? sería demasiado injusto: en todo caso olvidé a los curas, me relaciono con personas y desde que murió Paco ya no tengo cura: no es bueno, estoy marcado: lo sé, y lo asumo. ¿Por una coyuntura negar toda una tradición católica? es un error y la historia nos dice que se paga caro: nunca me ha interesado el afán católico, pero no por ello son enemigos: al revés: la teología, los Evangelios se perfilan como el repositorio más excelso de la cultura: algo sé de leer, y sabes que es así. Pero si me he de definir: yo, católico; porque la gente necesita adscribirte a algo y si no eres de uno has de ser de otro, y yo defenderé siempre a los mios, obvio, letal: me marcó eso la vida, pero es cosa que se solventa con uno mismo, simplemente, no con cosmética de meapilas o el nuevo meapilismo que es la adoración patética a la tierra con la teología de la vegetación, la globalgorización y el clima cambiático: eso son los neomeapilas, tan letales y pelmas como los otros, hazlos siempre a un lado: no se mojan nunca, siempre mandan a otros y disparan por la espalda: hez.

Has hecho dos cosas: una, divertirme, otra, has venido muy a menudo en mis pensamientos en esta peregrinación, me acuerdo cuando con tu padre apenas andabas y te ferié; has venido en mis pensamientos y mañana en la cruz de hierro echaré una piedra por ti: cosas de ritos que nadie hace y todos cumplimos, porque son simpáticos, por si acaso, por fe o por lo que sea: tu piedra estará en la Cruz de Hierro, como cosas de la naturaleza humana; y aunque he leído a Aristóteles, a Platón, a Santo Tomás, lo de la naturaleza humana es de la canción de Michael Jackson, que venía oyéndola cuando entraba en Astorga y he decidido escribirte este post: que cada uno es quien es, y aquí yo soy de La chica de Ayer y a veces oirlos, pensarlos y recordarlos es una manera de rezar, que son mis muertos, y tengo que pedirle perdón al diablo por los ejemplares que le he mandado ultimamente de mi familia y por los que van a ir, presos de la envidia coronaria o de la estupida soberbia ignorante y arpía. Porque solo soy un hombre, ni un santo, ni un santón ni me creo en posesión del absoluto total: pero me lo paso muy bien: hablaba con Pedro, un peregrino, este tema hace dias (hace siglos, caminando) y los dos concluimos que aquí habíamos venido a acogernos a sagrado: es una buena definición, hacemos como hacían los bandoleros en la edad media: no está mal.

Somos peregrinos: simplemente; los meapilas no caben aquí: es divertido, es total, es machacante y vivificador, y me viene bien, simplemente.

Somos peregrinos: gente que va caminando a Santiago. Nada más, y el que no entienda eso, no entiende nada.

Y me lo paso muy bien.

7 comentarios:

o s a k a dijo...

hay mucho de lo que hablar y callar en privado, en septiembre, cuando sobrevivas al Camino y él a ti.

En dos cosas diferimos, felizmente. Y la distancia aumenta conforme te acercas a Santiago:

la religión no es sólo cultura

ni la cultura es Dios

n a c o
sigalaflecha

o s a k a dijo...

ahora: yo, el primer hipócrita

un sepulcro blanqueado con tinta china, de oriente, de o s a k a

n a c o
quecadapalo...

Ignacio dijo...

No entiendo naco

o s a k a dijo...

el valor de la Iglesia no está en la cultura que encierra, siendo ésta mucha: está en el mensaje de Dios que hace llegar a las personas, como reflejo de Dios en el mundo que debe procurar ser (y eso con independencia de sus muchos, comprensibles fallos)

por otra parte, considero que magnificas la importancia de la cultura. Pido disculpas si te ofendo con mis simplificaciones que, como digo, merecen conversación aparte. A lo que voy, entiendo que sin cultura estamos incompletos y no vamos a ninguna parte. Pero al mismo tiempo, sólo con cultura, por importante que sea ésta, no basta. Falta Dios en la ecuación. Falta la gloria, la llamada, la gracia derramada sobre nuestras vidas que incluso en el polvo del Camino son dignas por ella.

En esto creo.

un abrazo master, y no machaques mucho a los peregrinos con tus gritos tribales

n a c o
peregrinoestático

Pablo dijo...

Quiero desayunar lo mismo que vosotros.

A ver si se me pega algo.

o s a k a dijo...

eso comporta una dieta rica en sobras de la cena, restos de la comida, café con leche y alguna que otra tostada con aceite de oliva

en cuanto al peregrino Ignacio, no me lo imagino desayunando all-bran de kellogs...

n a c o
frosties

Museros dijo...

Muy lúcida definición del "neomeapilas".

Quejarse, no mojarse y luego entregar al enemigo (para congraciarse con él, por si llueven unas monedas) a los que defienden las Termópilas de turno frente al mayoritario y consensuado ejército persa.