domingo, 12 de julio de 2009

El espanto enturbiado

Ándese con prudencia, que están los tiempos recios” le escribió Santa Teresa a San Ignacio: alrededor del concilio de Trento se dilucidaron demasiadas cosas, las menos, teológicas: sirvió de aliento a que todas las pasiones se desataran, los odios y rencillas, la delación como arma de venganza social y el uso del cargo como prepotencia y abuso: y eso en el lado católico, en el lado protestante, de tanta presión a la que sometieron a la gente provocaron en el nacimiento de USA el dogma de la libertad como paradigma: se cumpla o no, pero ya en el XVII la gente no soportó la algarabía y la prepotencia del poder. Se dividió el mundo en dos: los protestantes demasiado apegados a la inmediatez, por temor al sexo y al hombre elevaron el puritanismo a dogma, excitando así todos los vicios; la codicia y la usura, y demás parabienes de la humanidad andaban campando por sus respetos: pero inventaron el capitalismo financiero, lo cual algunos quieren santificar,canónica y civilmente: hay quien pretende hacer una melaza del protestantismo en el catolicismo para justificar la codicia; sigue habiendo quien en el nombre de Dios cree ser Dios; la humildad sigue siendo tan barata que nadie la usa.

Andaban los tiempos recios: la crisis era la misma que ahora, exactamente, pero ahora no está generando la potencia creativa de ese momento. Es auténticamente degradado este momento. Santa Teresa, San Ignacio, montaron dos órdenes religiosas, y fue el último momento donde las órdenes religiosas tuvieron razón de ser y de nacer: todo lo que ha venido después tan sólo es afán de protagonismo, egotismo, y excusas para imponer una norma aviesa bajo el epígrafe de: somos más, o tenemos más poder; generando sectas que nada tienen que ver con la religión ni la religiosidad. ¿A que extrañarnos? la única cátedra que mantiene su nombre está siendo permanentemente analizada con la habitual tendenciosidad desde dentro y desde fuera de la iglesia: y para variar, no podía faltar el ingenioso que ha dicho que “los apóstoles realmente eran los primeros comunistas” porque ver la verdad de que el comunismo tan sólo es la autentificación de la envidia y la inmadurez en todo lo personal, y que en todas sus estructuras es una copia del funcionamiento de la iglesia católica, eso no lo verá nadie porque nadie quiere verlo: los que copian siempre se muestran orgullosos de sí mismos y su creatividad, llegan a creer que lo han inventado: pero esa frase es delatora (como todos los comunistas) de su auténtico ser: no quieren erradicar la religión por “evolución” sino que quieren sustituirla: casualmente, ellos son los más adecuados y los que más saben sobre lo que hay que hacer, pero no hacen nunca, nada: eso si molestar, molestan,liar, lían, confundir,confunden, aclarar, nada aclaran.

A que hablar de la composición del catolicismo actual: cualquiera interpreta con fervor las palabras del Papa y lo hunden en la miseria: estaré de acuerdo o no con la última encíclica, pero comentarla en plan “positivo” ”nueva era”y “esto es lo que tenéis que pensar” es ponerse en el lugar supremo: yo explico lo que dice el Papa, ergo, yo sé más que el Papa: y van a misa y comulgan y se quedan tan orondos, como el conocido cura maricón bloguero y sus aberrantes espectáculos, como los obispos vascuences tomando partido en guerras pasadas a favor de su enemigo, como la cadena cope dejándose llevar por los abismos de la tibieza y la corrección política, como tanto bloguero que lejos de entender la realidad se la quieren explicar a los demás: la soberbia es el ama de la iglesia católica, a lo visto. Y puedo dar más ejemplos, porque la carrera política de Rouco le está costando a la iglesia católica una sangría de creyentes y un descrédito que los siglos no podrán enmendar: ahí anda, encima disfrazándose de humilde. ¿seguimos? las argumentaciones llenas de fanatismo benevolente declamando sobre la unificación real de “lo bueno” de protestantes y católicos ya son realmente de anatema y herejes, y se hacen en un blog en el cual se me acusa de blasfemar a mi, cuando tan sólo esos comentarios y la presencia del cura maricón constituyen per se motivo de herejía. Podría seguir ad infinitum.

Andan los tiempos recios: aunque haya dos justos, Sodoma y Gomorra siguen siendo el paradigma de la depravación, y no la fiesta lujuriosa que puede parecer: son tiempos recios en los cuales la tibieza repugnante es el ordo cardinalis sobre el que incardinar todo un sistema de relativismo vomitivo al cual consagrar como norma áurea, y establecer una sociedad “civil” basada en un paradigma de negacionismo de la cultura, que no en ningún paradigma nuevo, ni nada se aporta: porque lo que se evidencia es la falta absoluta de todo, ante lo cual mucho se chilla, algarabía y follón en el que medran los infames: cuidado con los tontos, nunca son conscientes de que lo son, pero su capacidad de dañar es infinita, ojo al mal, que se disfraza de bondad.

Son tiempos recios.

13 comentarios:

Iojanan dijo...

Como lo has dejado redondo no puedo sino firmarlo a tu lado. Me das envidia, si es sana, sana, si no de la otra.Magnífico

Ignacio dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

¿Te consideras bueno, Ignacio?. ¿Has analizado alguna vez TU capacidad de dañar?. Escribes divinamemnte, pero como ser humano eres una basura. Toma ejemplo de tu propia doctrina, tal vez así tu alma estará en paz.

Ignacio dijo...

No me considero bueno: soy el mejor, simplemente.

Y no imparto doctrina: aprende a leer y entonces, hablas.

Ignacio dijo...

Mi alma,mi espíritu,mi cuerpo y yo etamos en paz,lamentablemente aunque TU seas incapaz de entenderlo, hay pruebas de realidades que no se ven: tu inopia y estulticia te ciegan; pero eso,no tiene cura; asume tu idiocia,y sigue paseando tu babosa memez por el mundo:yo tengo cosas que hacer,a la vista. Tu no puedes decir lo mismo,imbécil.

Anónimo dijo...

"El examen de conciencia es siempre el mejor medio para cuidar bien el alma". San Ignacio de Loyola.

¿Sabes hacer algo más que insultar para demostrar lo que eres?. Lo demuestras cada día, tranquilo. Aplícate tu doctrina y paga tus deudas. Estarás en paz con Dios y con los hombres, ácrata.

Ignacio dijo...

Si soy un ácrata.

¿mis deudas,las sabes? a ver cuentanoslas.

No hago doctrinas; no son aplicables.

Así que deja de aburrirme,ve a pasear tu estupidez por otra parte, y no molestes; esto es un nivel que no alcanzas.

Meciendocunas dijo...

Señor Ignacio, haga usted el favor...comportese. No entre en esas provocaciones.

Por otro lado y respecto al post:

No, no es la misma situación que en el XVII. En estos momentos somos más blanditos, más flojitos, más acostumbrados al sillón y el buen vivir, más tontos, menos viriles y con menos instintos y reflejos civilizacionales.

Somos carne de cañón. Somos mujer que llevarse al Haren. No hay cojones para un Lepanto. Esta vez, seremos borrados. Bueno...lo de usar la primera del plural es un decir....yo no me veo unido a todo esto. Ya me bajé hace unos años.


Martes te veo? Yamé?

Ignacio dijo...

Llama

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Santa Teresa, ¿era Santa?

Pablo dijo...

Tuve que leer la entrada dos veces y el último párrafo cuatro.

Llegará el día en que escriba cosas así. O mejores, porque yo también quiero ser el mejor, ése es el espíritu.

Enhorabuena y un saludo.

Ignacio dijo...

Por error mío le dí a rechazar a este comentario de Pablo, culpa mia:


Pablo
para usuario

mostrar detalles 03:52 (hace 3 horas)


Responder

Mensaje de seguimiento
Pablo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "2010 al rescate del mogollón":

Llevamos en lo mismo desde Las admoniciones de Ipuwer.

Publicar este comentario.

Rechazar este comentario.

Moderar comentarios de este blog.

Peggy dijo...

Ha tocado usted ...Sr de la Galaxia ...una epoca historica cargada de motivaciones religiosas , políticas y economicas .La iglesia “reformada” era necesaria para la pervivencia del catolicismo , se arrastrabam muchos errores ; cismas , simonia , nicolaismo , corrupción generalizada , y si bien siempre habia movimientos internos renovadores ; místicos , ordenes nuevas , fervor popular , la Jerarquia Eclesiástica necesitaba de una” nueva plástica” acorde con los nuevos tiempos.
Siempre tiendo a pensar que cada hecho histórico es multidisciplinar en sus causas y de la lectura de este momento me quedo con las motivaciones económicas. el Protestantismo, Calvinismo y el concepto de santificación del trabajo le vino muy bien a la clase burguesa dominante racionalizadota del beneficio económico

¿Y ahora una nueva "reforma" ? No sigo la historia de la iglesia Católica, pero sus relaciones con el poder civil siempre han sido lo suficientemente exitosas como para ser una religión hegemónica.