domingo, 10 de mayo de 2009

Tears in the eucaristía

En suavidad llueve: amanece y una lluvia fina cae y allá abajo se ve Alicante y el mar. Llueve y es divertido, las aguas en mayo lo son, como los amores en flor. Llueve y en Elda hay mucha alegría; la gente prepara las fiestas y se ve, la gente está alegre a pesar de todo: en los bares, por todas partes sale el tema de la crisis, el cierre de las empresas del mármol….y a pesar de todo están alegres, esperando una nueva renovación de la vida. Llueve, y a diferencia de la mayoría de cursis vaginizados de éste país yo sí conozco la Toscana y me aberra el paisaje: bajando desde el santuario hacia el interior las vides plantadas y las casas de solar están en sazón y cuidadas, y es un paisaje glorioso: en vez de admirar las bellezas del trabajo y el esfuerzo del hombre en  Valencia, la cursilez prefiere la Toscana; bajando del santuario, hacia el mar las laderas abancaladas tienen abandonados los cultivos, y da mucha pena: yo se el esfuerzo de trabajar la agricultura, y comprendo perfectamente que los que trabajan hayan preferido cualquier otra vida que esa, aunque yo no pude llevarla por las presiones familiares: de las que me he librado y además me alegro: a veces la soledad hace que veas mejor los paisajes y el alma.

Los cultivos abandonados no me gustan nada, pero lo comprendo. Han puesto un campo de golf y una urbanización que se ve interrumpida por el clash inmobiliario: sin embargo hay gente que juega al golf: desconozco ese deporte, pero si circunvalas los campos de juego, los ves jugar: debe tener su arte; si los rodeas al atardecer, da una clave inesperada para mi: las liebres y los conejos campan con soltura por el campo, sin miedo, sólo apenas cautela, y hacía mucho que no veía liebres por el monte, ni tantas: los nuevos nacidos se les nota, hay muchas, y pese a la maldición que quisieron hacer de los campos de golf hacen que haya vida, y la vida se abre paso.

El santísimo sacramento se le apareció a San Pascual Baylón cuando apacentaba ovejas: la ermita de la aparición da fe de eso; San Pascual había ingresado de fraile en un convento mercedario en 1563; está la cueva refugio de pastores; el convento, el santuario, y para los creyentes debe tener su interés el tema de la eucaristía: imagino: visto lo que algunos escriben, a veces me aberro.

Llueve y a ratos sale el sol. el 17 de mayo es la romería al santuario.

Camps se ha ido a Boston a pasear su calva y creerse muy culto porque ha firmado un convenio con una escuela de música de allí: ignorando que en todos los pueblos de Valencia hay bandas de música y que los críos iban en el tren al conservatorio; auténticos artistas hay en Buñol (los hubo en Líria, pero ahora no hay nada en Líria más que alarde y dejadez) Sobre todo en Buñol, pero en toda Valencia hay una fuerte raigambre cultural de las bandas musicales: pasando de la tradición Camps se va a Boston a creerse que es una actriz de Hollywood, y a firmar convenios que seguro nos salen muy caros con una escuela de música que tendrá una tradición: con suerte que se remonte a la segunda guerra mundial: no conservemos lo bueno de nuestra cultura, dejémonos deslumbrar por el brillo de religiones extranjeras de alta infalibilidad y por el rigor científico de los que salen con bata blanca en tv: sea en un laboratorio, sea en un anuncio de Dixán; De Boston como nos descuidemos se irá a descansar a la Toscana y nos hablará de los viñedos, y seguro que ignora la pandemia que diseñó el mapa económico de la vid en España: se llama filoxera; se abandonen los cultivos: mientras los de su edad iban en tren en tercera de Buñol a Valencia a sacarse el título en el conservatorio, el iba a un colegio pijo donde no aprendían nada ni sabe nada de música, cultura o lo que compone el complejo físico de Valencia: jamás ha visto un rio ni ha hecho novillos para ir a bañarse a una balsa.

Vayan a la Toscana y firmen acuerdos musicales con la estrella que deslumbra en el momento, obvien el rigor y el trabajo de las generaciones: cualquier día se va a aprender la gestión del agua a cualquier sitio obviando al tribunal de las aguas; financien cultivos imposibles en Cuba para financiarse la ayuda al desarrollo: lo que la gente en el carrefour de Elda llama ir de putas, la misma gente que ahora están de fiesta, y que el 17 irán al santuario: la satrapía se ha constituido en la hez de la historia, y me alegro de ponerlos en Evidencia: Camps y zp por edad son un resquicio abierto de la generación que tiene entre cincuenta y sesenta años: jamás han hecho nada de nada pero han fastidiado todo aquello en lo que se han metido, bajo el paraguas del rigor intelectual, del cientifismo y de la realidad científica: cursis, progres, realmente  cortos mentales pero ensoberbecidos: eso es lo que hay, y de eso debemos librarnos.

San Valero tan denostado por facha, estuvo de catedrático en Valencia porque era un represaliado del régimen de Franco: capitán del ejército republicano; él siempre se definió así: lo conocí y lo trate; definía una cosa que siempre me gustó: Valencia domina el viento: las bandas de música lo domestican y lo constituyen en obras maravillosas: que tocan cuando la banda pasa por las calles y a veces tocan canciones de amor.

La tierra la dominó la romanización y la cultura: las centuriaciones aún están presentes: y eso debería constituir el diseño real; el agua se dominó y se la puso a producir, y se creó el tribunal de las aguas; el agua fluye con la sabiduría acumulada del hombre: el viento se manejó y se creó con ello las bandas de música, el fuego se le dominó y se le hizo motivo de risa: son las fallas.

Y ahora víctimas de la new age de Londres en 1970 donde brillaba Bin Laden como estrella multi culti con mucha pasta, víctimas del catastrofismo de la gaseosa de ácido eléctrico de California en 1970 tenemos gobiernos que buscan “acuerdos telúricos” y “nuevas formas de comprender la naturaleza” cuando no se han liado jamás a pedradas, cuando desconocen lo inmediato, cuando son incapaces de ver que el hilo argumental de la cultura se ha mantenido por las fiestas que la religión ha sido el reservorio cultural de la tierra, el fuego, el viento, el agua: los hombres hemos constituido el medio y ahora nos constituye: negándolo en base a una presunta “nueva cultura” no evolucionamos, simplemente demostramos como pueblo la estupidez elevada a categoría: el gobierno de la estulticia nos degrada, a todos.

Llueve, y ahora me voy a acercar un rato al santuario: porque soy ateo; porque soy de Buñol, por lo que sea.

8 comentarios:

Seneka dijo...

El cristiano ateo ataca de nuevo ...

Muy bueno, Ignacio.

Mary White dijo...

No conozco ni la Toscana ni Valencia... me lo pierdo, ya lo sé. Queda pendiente.

Ignacio dijo...

¿te estás insinuando?

Mary White dijo...

No, estoy diciendo que algún día iré a conocer la Toscana y Valencia...

Ignacio dijo...

eso se lo dirás a todos.


¿ahora le llaman "ir a conocer Valencia"?

ZP Nunca Mais dijo...

No es necesario conocer Valencia para saber de su tradición musical, aunque existen algunos bandarras como Camps que prefieren cruzar el charco para firmar no sé qué cosas con no sé qué gente.

Anónimo dijo...

De todas formas, es probable que ese Camps de los ligueros negros, una vez llegado a Boston, alguien de Cullera, Buñol o Montserrat le salude y le pregunte "Com va tot per casa".

Y es que, por desgracia para ellos, no solo sobrevivimos a ellos, sino que los trascendimos.....hasta en Boston.


El viento que dominamos, lo hemos llevado a todas partes, y en todas ellas estamos, los de pueblo, los que hemos ido a la escuela de música a hacer hasta 4º de trompeta, y cogimos trenes de "rodalía" para ir a esa carcel reconvertida en conservatorio, nido de mafias profesorales, de pagos oscuros por buenas notas, pero que hasta allí, en ese nido y antro de profesores corruptos, el viento lo hemos sabido dominar, irradiar, y presentar al mundo.

Nos van a enseñar esos a hacer sonar trompetas a estas alturas....y a escalar rivas para plantar viñedos y algarrobos.


Anda ya.


Meciendocunas.

Ignacio dijo...

Si es de Buñol le hablará en castellano.