martes, 24 de marzo de 2009

Armónicamente se mece, en su ritmo, la mecedora de Psicosis

Un país de Norman Bates, el hijo que la madre de Ignatius siempre consideró el ideal, que hacía caso a su mamá. “no te hagas destacar y cómetelo todo” era el consejo de las madres cuando iban a la mili: gracias a Dios no hacían ni caso y al menos algo de iniciativa personal tenían, algo de criterio propio aunque fuera fallido.

No destaques, no seas el primero, tu a donde vayan todos…pues eso es el matriarcado y de eso se libraban por la vía expeditiva: en cuanto salían, a por ellas y al disparate. Tu en el medio, sin dar la nota. No destaques.

En un país profundamente matriarcal (véanse las cocinas vascongadas) y profundamente amoldado a “la madre” se instala la cursilada como ley. No te metas en peleas, di que si al profesor, tu lo que hagan todos: la cobardía, la inicuidad, la falta de hombría y el ponerse a cubierto en grupos es lo que manda la norma: francotiradores estamos socialmente machacados, por sistema, por todos, por el grupo: nunca uno a uno, eso implicaría hombría: han hecho legiones de cursis, modositos, atrancados en la corrección política y en la absoluta tibieza: a nadie extrañó cuando definí el enunciado de Ausente:

“nos llaman fachas, pero ninguna mujer tiene fantasías sexuales con un socialdemócrata”

en los comentarios tuvieron que darme la razón: un país de bajitos escondidos en el grupo, muy valientes acodados, muy cobardes uno a uno sin dar la cara y amparados por el sistema: la policía, los jueces…todos tienen en su casa a la mecedora con su ritmo implacable. Siempre basándose en “el consenso” y “estamos todos de acuerdo” el vaginismo lleva a la ley de Lynch, la degradación del hombre y su castración social y como persona; la castración social: Sanz Rioja también lo ve. La sumisión que siempre se justifica “…es que el catecismo” …es que  eso no se dice…. escondiéndose de su miedo, de la verdad, en las cosas sagradas, (lo cual es sacrilegio) en vez de buscar la verdad en lo sagrado, respetarlo y actuar conforme al propio criterio elaborado: el que busca la justificación de sus actos en algo, lo que hace es buscar a quien culpar, es cuestión de fe, alguna fe y ninguna fe. Asumir los actos propios es ser maduro: mejor caer en la corrección política, la defensa en grupos “si todos estamos de acuerdo al menos somos amigos” y silentes, tibios, sin decir palabrotas, tibios, sin emborracharse, tibiamente, sin decir palabrotas, con tibieza o “perfil bajo” que también vale; todo aquello que implique sumisión, tibieza, es bien recibido la rotundidad, la hombría, la virilidad, la palabra y todo eso es anticuado, facha, no somos tibios: ya pueden dispararnos, porque “no entendemos” las cosas. Vamos a la guerra pero realmente a dialogar y a hacer amigos.

Rendición, sumisión, entrega, tibieza, cobardía, nimiedad, memez, estupidez vaginismo, prolapso: eso define a la gente en España  hoy.

Una concepción de la naturaleza que desconoce por sistema de Rerum Natura: ni mencionemos a su autor; y como mucho algún muy enterado citará a Font y Quer; pero que está basado en la concepción de la vida natural de Disney y las películas de dibujos animados (incluyo la de salvar a la ballena) y demás infantilismos; fijaos bien: tras todo el constructo de “salvad la naturaleza” son películas de Disney; un constructo judicial en el cual se ve como asumen papeles de series de Tv , posses y actitudes todos los implicados en ello y que evidencia la codicia y la maldad como epifonema en todos sus actos; un sistema sanitario de degradación de la persona basándose en series americanas y por supuesto son divinos, aunque el 97 % de los médicos en ejercicio en Valencia no sabe escribir sin faltas de ortografía. Pero saben usar la corbata como en las series y se peinan como los de las series, eso si: nadie se cree el malo: y son lo peor de lo peor; un sistema educativo en el cual la tabla de multiplicar no es “lúdica” y así todo; un país donde el niño no se manche, no le peguen a mi nene, no te metas en líos, vístete así, como todos pero sin destacar, ve a donde todos…se un borrego, como todos…que no se canse mi niño, que haga deporte, pero poquito, sin cansarse, lúdicamente. Ahí estamos mientras la mecedora con la momia de la Sra. Bates impasible se mece con su sonido característico a los pies de las conciencias de toda la progrez: abomino de la bestia; a la sombra de las flechas prefiero morir, como en Thermópilas; solo o en compañía de otros, pero desde luego no haré bestialismos cooptados desde las instituciones para mantener el fragor de la masa en su justo tono.

Vienen tiempos recios. Los mierdas irán a consultar a su mamá en la mecedora, y acabarán hablándole a las moscas en los vertederos. Más vale haber muerto en las Termópilas o haber aguantado en Baler o ser Montecristo, que esos mierdas: y eso es lo que hay. Ahora, ya podéis llamarme facha otra vez, otra vez. y Machista. Pero sueñan en sus soledades con rotundas certezas que solo por estos sitios encuentran

porque este blog que aquí tu ves

vago al yelo y al calor

refrenda la solidez

y hace epónimo el vigor:

que cuando las cosas en sazón

dan certeza a lo ya escrito

el haberlo presentido…

Y de este modo sincero, va bogando la barca de Barrantes hacia el Santo Cuerpo Iluminado.

27 comentarios:

Rafael B. dijo...

Vaya, la verdad es que no puedo menos que estar de acuerdo contigo. Ese seguir mansamente al que toca el cencerro, no destacarse, no buscar el triunfo, no aspirar a tener éxito, esa renuncia a ser excelente y mejorar, ese implícito reconocimiento del poder destructivo de la envidia que castra lo mejor de un país, es sofocante y nos lleva a esta forma de pensamiento oficial inane, homogeneizado, autorreferente hasta la nausea, débil y, a la vez, monolítico.
Asusta el futuro, espero que todo sea una exageración.

Ignacio dijo...

Sabes que no; sabes que la realidad es esa.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Y que conste que no va nada contra las madres. Ellas hacen su papel. Pero hay que hacerles caso lo justo.

Anónimo dijo...

Es berdad, mi medico no save escrebir ni avlar, ni la tavla de multiplicar, ni na de na

Ignacio dijo...

Vista la gracia, que da el cociente del nivel de inteligencia; sepas que lo que digo lopuedo demostrar: con un simple dictado. Tu no hace falta que te esfuerces más; tu estulticia ya ha quedado patente.

Anónimo dijo...

handa ya con el matematico

Homo Velamine dijo...

Qué tipo de cristiano se vanagloria de provocar fantasías sexuales en las mujeres?

Ignacio dijo...

No hay vana gloria, ni alarde, sólo una frase que certifica un metalenguaje.

Anónimo dijo...

El sistema matriarcal más perfecto del mundo se puede hallar en las abejas y las hormigas. A quien le mole una sociedad similar a eso, que rece para al menos ser el zéngano, o que no se queje porque cada día los hombres seamos más zanganos.

El sistema patriarcal más perfeccionado está en ciertos primates, en lobos, en perros, en leones, en gatos.... Es una mala pasada no ser un alfa, pero es lo que hay. Al menos es crudo y real, y las cosas son como son: Si eres un mediocre, follas menos. Si eres lo suficientemente vago, cobarde, traicionero y despreciable como para no querer plantar cara, ser valiente, aguerrido, peleón o esforzarte en superarte....no follas.

Es el patriarcado el que saca lo mejor del hombre, porque es nuestra innata ansia de cubrir a cuantas más hembras mejor lo que nos empuja a mejorar, a ser osados, a conseguir más que el de al lado...a competir, a demostrar a las damas y princesas que somos dignos caballeros, dignos cazadores, dignos guerreros, capaces de superar cualquier peligro por nuestros hijos, por nuestras princesas.

¿Como no van a fantasear con nosotros? Con los valientes, con los "fachas", si en el fondo es lo que su cuerpo pide a gritos?

Ignacio dijo...

A ver, que os desmadrais:
Que las mujeres sientan deseo es algo consustancial a la persona; no se cual es el escándalo.

Dos:
NO es comparable matriarcado/ patriarcado con los sistemas de organización animal.

Yo no soy un animal ni mi sociedad es un "hecho biológico" soy por ser cultural y eso me constituye.

La indefinición, la tibieza es lo que aberra a cualquiera; la indolencia, la ganduleria, el acomodaticio, nunca resulta atractivo ¿lo son las mujeres así?
No es lo atractivo de una mujer que "se haga" la dificil o la dura o algo asi, la hace atractiva lo que es, siempre mejor una mujer en su rotundidad que una pazguata en su tibieza banalidad vulgaridad y relativismo.
Y la frase de ausente, pese a quien pese es rotundamente cierta, rotundamente rotunda.

Mary White dijo...

Genial que los dos comentarios del post sobre la conversación en el bar y los de ahora (excepto si los anónimos son anónimas) sean de hombres. ¿Qué os hace pensar que sabéis ninguno de vosotros cuáles son las fantasías de las mujeres? (incluso si os las dicen... y creéis que os dicen la verdad).

Sobre los cristianos que alardean de provocar fantasías sexuales a las mujeres... ¡muchos de ellos! alardean los más sinceros, los demás se miran al espejo sonrientes...

Mary White dijo...

Y sobre las madres. Excepto si los anónimos son anónimas y además madres, soy (de momento, a ver si se anima alguna más) la única madre declarada de los comentarios.
Los sistemas matriarcales en ese momento y lugar supongo que serían adaptativos, y no sé hasta qué punto son "mejores" o "peores" que los patriarcados. Me parece una chorrada.
Lo que sí me parece relevante es la feminización de todo lo que se mueve bajo el sol, hombre incluido. Empezamos con guerra al pelo, viva la crema, dónde vas con esas canas, maquillaje para hombres... y seguimos por donde seguimos.

Las madres "debemos" enseñar a nuestros hijos a sobrevivir, y eso implica que no destaque para que no le corten la cabeza. La "obligación" del hijo es tener el carácter suficiente para no esconderse bajo las faldas de mamá y destacar a costa de que te lleves un guantazo o de que te enfrentes al líder.
No me parece bien el tono peyorativo hacia la labor protectora de la madre cuando por naturaleza parimos un bebé en peores condiciones que el resto de las especies y estamos preparadas para cuidarle intensivamente (con alimento incorporado y todo, que incluye protección inmunológica) hasta que se va.
Pero es el hombre el hijo el que se tiene que ir...
Y sí que coincido con el post en que en esta sociedad se premia o se fomenta el esconderse en las faldas de mamá, el buscar a mamá en tu novia, en tu mujer, en el Estado, etc... y se pervierten los roles.
Coño, la culpa es de los hombres, no de las madres.

Ignacio dijo...

De quien sea la culpa, lo sabe Dios. Del desastre de formación de muchos desastres de esta sociedad la culpa es de la madre: hay demasiada mecedora de psicosis en esta sociedad aunque no quieras verla, y el propio estado se conforma como mecedora de la madre de Bates: mira la educación como todo el sistema se hace muelle y tibio.
Yo no hablo de feminidad, sino de vaginismo.
Y la culpa es de cada uno. en mi caso mia.

Anónimo dijo...

Soy el mismo anónimo.

Sí, ya, Don Ignacio. En el fondo estamos de acuerdo....o casi. Es evidente que somos lo que somos por ser culturales, pero no creo que lo cultural sea posible sin un anhelo biológico del que es imposible rehuir. En el fondo, rehuyendo y no asumiendo nuestro hecho biológico, actuaríamos cual progre incapaz de asumirse en su existencia y más dispuesto a inventar primero un ser humano desenganchado de su naturaleza, casi extraterrestre, para pasar a hacer constructos sociales apartados de la propia realidad. De ello, a no ver la realidad, no hay ni un palmo. Y de ello a lo que ahora tenemos.....

El hecho biológico está ahí, y es ese, según mi humilde opinión, el que nos empuja a despreciar lo pazgüato, lo rastrero, lo modosito, lo poco determinante, lo poco decidido....es todo un indicador de un ser vivo poco apto para la existencia...integremos eso en un grupo, y tendremos una sociedad poco apta para su existencia.....DECADENCIA.

No he dicho yo que la mujer sea generadora de esos sentimientos. Más bien las madres de ahora, y solo algunas quizás, que olvidandose de lo que sus bravas abuelas fueron, actuan más para perpetuar niños al tener pocos, que para construir hombres/mujeres teniendo muchos.

Y obvio es que no son esas madres de ahora más responsables de lo que tenemos que sus pazgüatos padres.

Todo esto lo digo sin ánimo de polemizar más allá de lo sereno. No pretendo trolearle a usted éste su blog, que leo desde hace años y que me ha abierto los ojos a lo que era mi abuelo: El que estaba al aldo de su padre cuando excribió aquello de "No votes, quien quiera borregos...."

@Mary White: Correcto también. Pero no os quejeis pues si alguien, por esa regla de tres, os llama insinceras, mentirosas y ocultas. Es que unos tenemos el defecto de creernos las respuestas que "sinceramente" algunas mujeres nos dan.....o nos dicen en sus fantásticos libros de estudios sobre sus fantasías sexuales. Igual mejor pasar por malnacido, trataros como al maligno, como a un ser poco fiable...pero en fin, por el amor y respeto que le tengo a mi santa madre, prefiero amaros, no despreciaros, de ahí a que confíe en vuestra palabra.

Ignacio dijo...

Anónimo:"soy el mismo Anónimo"
y yo, te heentendido.
Ven cuando quieras, no troleas, evidentemente no troleas.

Solo una apreciación:
Dices hecho biológico ¿puedo traducir por hecho físico?

Anónimo dijo...

Pues usted, como siempre, haciendo preguntas simples que llevan demasiada profundidad. ¿Que le respondo?

Físico y biológico son dos hechos consustanciales a la persona cuya frontera entre ambos es demasiado porosa.

Ha detectado usted, como no cabía esperar otra cosa, un punto débil en mi humilde intelecto. No he profundizado lo suficiente en esa diferencia como para poder clasificar los anhelos sexuales del ser humano en lo físico o en lo biológico.

Decidir mediante los indicadores externos qué gen es más apetecible, creo que en eso las damas...mucho mejores que nosotros, de ahí su capacidad para observar los detalles. Estas conductas, creo que las marcaría como biológicas más que físicas.

El empuje que todo hombre tiene hacia el sexo y su menos cuidada capacidad de elección sexual (Vamos, las circunstancias en las que practicamente toda mujer es follable son mucho menos extremas que las de una fémina) es fruto de nuestro hecho físico, de nuestro riego constante de testosterona. Es físico el hecho de que tenemos testosterona. Es biológico el hecho de que nos constituye como hombres, y nos provoca agresividad, masa muscular, determinación, virilidad, hombría, competitividad, osadía, impulsividad.....tan gratis como a ellas su hecho biológico las dota de alimento y factores inmunolñogicos para su cría.


Que sí, que despues es nuestro hecho cultural el que nos dota a nosotros de capacidad de cría y sobreprotección, como a ellas de osadía. Aun así, hay cosas que biológicamente, partimos con ventaja ambos sexos en cosas distintas....cosas de la naturaleza. El hecho biológico nos quiere separados en nuestros roles. ¿Podrá la cultura evitarlo?¿Que cultura?¿La que tenemos o la que se inventan los que no creen ni en ella?


Bueno, paro, que divago, y tengo la sensación de estar pontificando. Eso no me gusta. Todo lo escrito es meditado desde la humildad de saberme posiblemente equivocado.

Mary White dijo...

Anónimo: claro que con todo derecho puedes llamar insincera a una mujer que miente, y la mujer puede llamar indiscreto al hombre que quiere conocer las fantasías sexuales de una mujer (si quiere que los sepas, te los dirá). Igual me equivoco y soy poco moderna pero creo en la intimidad de cada cual.

Ignacio, vale, vaginismo.
Las madres de hoy no educan a sus hijos, dejan eso para el cole y, tal vez por eso, se aferran a ellos cuando deberían dejarlos ir.
Pero la madre en general no es necesariamente así. El padre de hoy tampoco es como el de antes (el mío, por no ir más lejos).
Son los roles en general los que están pervertidos, no es la "maternización" la raíz de la decadencia.
Resulta que hay piterpanes encantados de ser mecidos y la culpa es de la madre que mece...
¿Y el padre?¿se calla la boca sometido también a la mecedora?
No lo veo...

Ignacio dijo...

No se si hay error,pero lo que si es cierto es que el deseo, la tracción, el sexo, el impulso, todo eso son hechos culturales; asumirlos como biológicos es despersonalizar a la persona; es la cultura, no es un hecho de la "naturaleza" es nosotros, no de la biología.

Ignacio dijo...

Godiva: si no buscas "al" culpable, la situacion social es esa; lo otro si quieres lo miramos pero es mas complejo, aunque en esencia el retrato me temo que es fiel.

Anónimo dijo...

@Mary White: El problema de esta sociedad es que no ha sabido distinguir entre educar y enseñar. Para mí esas palabras son tan diferentes como el significado de sus raices etimológicas sánscritas: educar=insertar en el grupo, enseñar=Dotar para la lanza y el escudo.
La confusión nos ha hecho perder la diferencia. Confusión, nuestro troyano.

@Ignacio: El deseo no es cultural. Si nacieras solo, y vivieras solo, sin saber que es una mujer, cuando te cruzaras con la primera experimentarías algo primigenio que culturalmente podemos llamar deseo, ganas de sexo e impulso. Es el hecho cultural quien le pone palabra, lo organiza, lo parametriza, lo protocoliza....es nuestro ser político/social más allá de nuestro hecho gregario/manada.

Asumir el anhelo biológico no implica despersonalizar. Implica asumirlo y punto. Es despues lo que el ser, el uno mismo haga con ese anhelo, como lo canaliza, como lo hace sentir al mundo y como quiere sentir el de los otros el que lo culturaliza, el que lo convierte en inherente a la persona. La persona en si misma es cultural, pero debajo de ella hay un animal, un primate, unos genes dispuestos a recordarnos la caverna de la que salimos....y dispuestos a, en momentos dados donde las mamonadas y las coñas están de más debido a un entorno duro y hostil, convertirnos o sacarnos de dentro a ese hombre recio para un tiempo recio. El gen no entiende de personas , casas, trabajo y sexo sino de monos , cuevas, cacería y apareamientos. Esos son los hechos biológicos.

Ignacio dijo...

El gen solo transmite información autoreferencial, de corto alcance y solamente de su propio rango y entidad: solo sirve para el cuerpo.
Que tengamos reacciones físicas no nos constituye en hecho biológico; forman parte pero están "endosadas" en lo cultural; o al reves que tanto da.
La cultura es supraorgánica: se sustenta en el sistema plástico y nervioso del hombre, está en el pero no en el nivel orgánico: es supraorgánica (definición de Addamson Hoebbel)
No jodemos como animales; ni siquiera cuando nos bestializamos: hasta eso es cultural.
Aparte de que por la "evolución" al andar a dos piernas las mujeres, junto con las yeguas son las unicas "hembras" que sienten placer al joder.

Es todo una trama cultural la que hace que podamos hablar de sto, y jejercerlo: la misma que nos enamora y nos lleva al tálamo.

Anónimo dijo...

Creo que mi postura si fuera asumida por la socialdemocracia automáticamente sacaría como implicación que "Nada importa, somos genes, follemos como locos, matemos como salvajes". Es el problema de la socialdemocracia. Incapaz de entender y profundizar, asume lo que no es, pervirtiendolo todo.

Tu postura, llevada por la socialdemocracia (Y por desgracia, tu postura ha sido y es llevada y asumida por la socialdemocracia) ha derivado en la creencia de que como todo es cultural en el ser humano, podremos siempre cambiarlo a gusto del consumidor, inventando una cultura distinta, inventamos un ser humano distinto. Como no nos gustan las guerras, creamos una cultura multicolor donde nazcan abejas bajo el sol. Como los hombres demasiado hombres acaban volviendonos locas a la vez que nos suelen poner en el sitio que ellos quieren, inventemos un hombre que no es tal. Así nos va.

No creo que lo suyo sea correcto. Creo que la biología, la genética, lo más bajo y primitivo aún está ahí dispuesto a asomarse al menor atisbo de hambre o el golpe más absurdo con el coche. Y que aun tenemos mucho trecho hasta que descubramos que está ahí. Hay culturas que lo tienen claro. Nosotros seguimos persiguiendo hijos de Dioses que en realidad son el padre, pero que se hicieron hombres al hacerse hijos, ergo, (Visión progre) seamos dioses, podemos parir un ser humano. ¿Queriamos hecho cultural? Dos tazas.

Me da amí que ni lo suyo, ni lo mío, sino de los dos un poco. Ante todo, sensatez, y dos cojones cuando hagan falta. Que sea la cultura o la biología la que nos impulse a ello...dejemoslo en tablas. Le aseguro una cosa, Don ignacio. Cuando el tiempo recio arrecie, los recios saldrán, y nos va a sorprender el número de los que parecían perpetuamente mecidos que van a dejar de serlo.

Por que por mucha mecedora que le des a un hombre, por mucha cultura matriarcal que la metas en la cabeza....me temo que, y de ahí que crea que yo tengo razón (faltaría más), en los tiempos duros, hasta el más pazgüato les dará un disgusto a sus madres....y a sus esposas.

Mary White dijo...

Anónimo, de acuerdo.
Ignacio, en tu comentario al anónimo, de acuerdo. Pero... ¿estás asumiendo que la mujer efectivamente tiene dos piernas? Lo digo por la encuesta de la columna de la derecha.

Ignacio dijo...

Si en etiquetas le das al partado de "Una realidad fractal" a lo mejor nos ponemos de acuerdo con lo cultural y lo biológico.

Anónimo dijo...

@ A Ignacio: Si en el fondo hablamos de lo mismo. No nos enfrasquemos en lo que no es relevante. Sea cultural o biológico, la putada es que nadie pueda levantar la voz para decir "Basta" a tanta mecedora. Aunque yo sea de los nadie que la levantan.

@Mary White: Ya tenemos un millón de niños sin padre en este país. Un millón de niños que solo reciben el "No destaques, hijo, o te cortarán la cabeza". Un millón de hijos que no oyen a un padre decirles "Estate atento al intento de corte de cabeza cuando destaques. Destaca y se rápido".

El papá le dijo a su hijo un día "Subete ya los pantalones, niñato, y se de una puta vez un hombre, ten un par de cojones frente a la vida", ante lo que la madre le reprendió "No le digas eso al chiquillo, que me lo machistizas ¿Acaso las mujeres no somos tambien valientes? Y nosotras no tenemos de eso"

Es muy bonito decirle a un niño al que has llevado en la falda para que no se lastime, para que no haga fechorías, para que no se pelee, para que no trepe alto en los árboles, para que no se ponga retos temerarios que es hora de hacerse un hombre, mientras que al mismo tiempo se ha acogotado al padre (Si aun se tiene éste al lado) en sus comentarios y enseñanzas, en su forma de darles ejemplo de hombría.

En Esparta y en las noblezas guerreras medievales a los niños se los separaba de las madres a los 7 años para que entre hombres los hicieran hombres. Algo similar pasaba en mi tierra, Valencia, con los hijos varones de los plebeyos, cuyos padres los empezaban a llevar a todas partes a partir de esa edad, para forjarlos en el trabajo duro del campo como hombres.


Estoy con Ignacio: La culpa está en las mecedoras, y en los pagafantas que por un polvo no las supieron mantener en su sitio, dejandolas invadir con sus mecidas hasta a los percebeiros o los sargentos legionarios.

Mary White dijo...

La mujer tiene su función y el hombre también. Si se ha perdido la hombría no es por una vaginización, es por falta de cojones.

Hombre y mujer son necesarios y complementarios en la educación de los hijos, si el hombre se deja comer terreno, el problema es del hombre. Si ella seduce y convence y sigue meciendo la cuna, el que falla es el hombre que se pierde por un polvo o porque quiere ser mujer...

Ignacio dijo...

Llámame Loreta