domingo, 4 de enero de 2009

Es una invasión

Le dice el canciller a la Reina Amidala cuando comprueba que no tiene comunicaciones, ni energía.

Ahora entrará el frío: habrá problemas de todos los colores, pero nos intentarán convencer de que la culpa es nuestra: yo, recuerdo en mi pueblo funcionar una nave, con una pequeña presa, que daba luz al pueblo: la luz era una espiral de hiero, con una bombilla de 30 watios al tope, sólo había dos en mi calle.

Demuestra la historia una realidad que me gustó estudiar: la creación de iberdrola es un proceso de concentración industrial impresionante: en menos de treinta años, se hizo con todas las “fábricas de luz”  y creó los pantanos y la energía en Valencia: ahora el fenómeno es propio de la condición humana: todo a la mierda sin darnos cuenta, y encima nos culpabilizarán: pero lo que ha sido un fenómeno de creatividad y creación empresarial, un país que subía como empujado, se ha ido todo por el sumidero de la historia por mor de la progrez, la repugnante socialdemocracia: cuando empiecen los cortes de luz y la carencia de energía, podéis venir a llamarme facha.

5 comentarios:

o s a k a dijo...

las ciudades serán una pesadilla, si eso ocurre. Una ciudad sin suministros dura 2 días en paz.

n a c o
cuarentawatios

Fray_Fanatic dijo...

Una ciudad "cosmopolita" (léase multiculti) sin energía no dura en paz ni dos horas.

Yo me saqué mi permiso de armas en el 2005. ¿Y vosotros?

Ignacio dijo...

Yo encantado: mientras tengais armas, se a quien podré robárselas cuando yo las necesite.

o s a k a dijo...

te ha dicho que nada de jueguecitos con el sable de luz...

n a c o
eresincorregible

Ignacio dijo...

con las armas jamas juego. si yo cojo un arma, dispara.
Y acierta.
Eso en mi no se si es un acierto o una desgracia, pero es asi.
Hay testigos.