lunes, 27 de octubre de 2008

Tiempos de Seso

Ante el cadáver del indigente

declararon que murió:

pero el cadáver aun se mueve

contra toda discusión.

Alguaciles de la Inquisición detienen en Roncesvalles a Carlos de Seso: corren los años cincuenta (1550/1560) y Europa, está unida: como siempre. Trento ha discurrido con sus normalidades y Melanchton y Pole han acometido sus faenas; Valdés en el nombre de la piedad, se preocupa de asegurarse el máximo poder posible: debe apiolar al cardenal primado de España; cuando le detienen, cruzaba la frontera junto a Fray Domingo de Rojas; casualmente

“este confesante iba, a la sazón, a Italia porque había sabido la muerte de su madre y un hermano suyo” “que nunca fue su intención ir a tierra de Herejes ni vivir con ellos, ni tener opinión de ellos, y quien lo contrario dice, le levanta testimonio”

Seso se había reunido con Carranza en Valladolid a instancias de Pedro de Cazalla: el Cardenal le había escuchado, con ciertas turbaciones declaradas que tenia sobre el tema del purgatorio; y Carranza renunció cuando se le sugirió declararlo a la Inquisición: le puso penitencia y le mandó que no se andara en tan altos menesteres. Hay curas que creen en Dios: suele ser lo normal; hay quien ejerce el catolicismo con severidad: ahí su grandeza: no apabulló a un pecador, intentó darle consuelo. Es más de lo que muchos han obtenido de la vida.

Había sobrevivido al auto de fe de 1559, pero fue condenado a muerte en octubre del mismo año. Horas antes de sufrir sentencia, a medianoche del 7 de octubre, Seso Confesó no haber dicho la verdad “esperando ser libre y por no morir

Había medrado en la administración imperial hasta ser corregidor de Toro; de sus declaraciones sabemos que en en la primavera de 1553 empezó a indagar la doctrina, curiosidad que le vino de “oírla en Italia predicar y engrandecer el beneficio y muerte de nuestro señor, y haber hablado con los predicadores que predicaban, y que esto lo oyó en Verona” Preguntado si la había leído en obras heréticas de Alemania repuso que “no se acuerda haberla leído en estos libros” Viene al pelo decir, aunque seguro que todos lo sabíais, que el libro más herético y desgraciado de aquella época era “Il Benefficio de Cristo” libro en el cual del purgatorio y demás temas sancionados en Trento muy sibilinamente se hacía referencia y argumentaba, para aumentar el fervor y la tendencia hereje del catolicismo.

En la casa de Pedro de Cazalla, ante un nutrido grupo de señoritas y demás gente de buena sociedad, se había dado mucho pábulo de conocimiento y de alta teología y nivel de relaciones: es sabido que mucha gente actúa como las polillas, y se acercan más a luz que más deslumbra; por efímera, vacua o banal que sea. Y la vida social en ese momento giraba en torno a Trento, los herejes, la pureza de la fe y esas cosas: lo propio cuando ha habido una ruptura tan grande como la que montó Lutero con sus 95 tesis, que al tiempo empiezan a ser desvaídas; pero que tanto daño causaron; tanta desviación del camino, tanto freno a la evolución cultural, tanto daño y confusión. Sin haber estudiado, pero con una formación más o menos “pulida” había medrado en la burocracia de la época; medraba en sociedad dándose importancia y hablando supongo que con gran profundidad de los temas más triviales: el purgatorio, que siempre queda muy bien y da para mucho: hablar de los artículos de fe sin conocerlos, de la Inquisición, de lo retrógada que es la iglesia y de lo listos que somos todos adorándonos en cuatro lecturas mal digeridas es algo que tenemos cada día con la vida puesta para crecer pero dilapidándola en memeces; aquí todo el mundo tiene opiniones sabias sobre algo que ha leído a alguien que ha dicho sobre algo que alguien quiere hacer acerca de. Y como estamos donde estamos la tecnofilia nos permite dar pábulo a cualquier memez y considerarnos estupendos intelectuales, líderes de un ejercito de monos que nos llevarán al poder mundial y otros pensamientos propios de gente socialmente mal adaptada.

En estos tiempos que andamos el problema no es la depresión económica: ya se encargarán los mismos que la han provocado de esperar a que amaine, medrar, seguir robando y saqueando a la gente a la espera de que las cosas se resuelvan por sí mismas: sin principios, sin soluciones, sin azúcar, sin afecto, vacuos como la boca de la bestia que los vomita; el problema no es esta depresión que se arregla con principios y no con memeces, el problema es la tristeza, han instalado a la gente en la culpabilidad, en la amargura en la tristeza,y parece que la gente se conforma a esa posición, tristeza expandida con el miedo como la lava cubriéndolo todo, en base a unos protocerebros cuyo único mérito es haber medrado en la administración no por propios méritos sino como polillas en la niebla, medrando en todas las escalas y rangos de la burocracia en la que han convertido a la sociedad, una sociedad instalada en la tristeza con la alegría reducida a reductos de la memoria y a momentos del recuerdo cuando la vida va pasando y no nos dejan si pueden ni vivir nuestra propia vida emperrados en su amargura tristeza y bajeza total, pero la gente no es triste y esto ha de saltar por donde menos lo esperamos, pero saltará, y la vida se abrirá paso siempre a pesar de tanto Seso, de tanto triste, de tanta soledad que instalan en la gente y tanta confusión, que acabará por dar paso a la luz cegadora, y entonces habrá que divertirse: la historia debe seguir, que desde lo menos 1970 España va dando vueltas en circulo, sin moverse y la historia debe seguir avanzando

atrapando el tiempo

ganando al día

disfrutando la vida

y un ave María.

16 comentarios:

Seneka dijo...

Genial, Ignacio. De verdad.

Sólo una pregunta: ¿cuál es el origen de tanta tristeza? ¿Por qué crees tú que la gente está (o es) triste?

Ignacio dijo...

¿no lo ves?¿no lo notas?
Todo son desgracias: catastrofes, problemas; si se habla de alguien es por algo malo, no se habla del derecho a la vida, sino del derecho a la muerte, las mujeres no quieren ni pueden ser princesas y se an instalado en una soberbia bíblica; no hay canciones bonitas ni libros divertidos, llaman humor a memeces, y la gente anda con miedo y tristeza, todos.
Ejemplo:
Hablan del aborto o de la desgracia en Argentina. Es lo mismo: se cosifica a la persona, se niega trascendencia a la persona y por ende a sus actos, y eso no da más que para aburrimiento y ninguna alegria.

A lo mejor me equivoco y soy yo el triste, pero no creo.

Ignacio dijo...

falta una h

Seneka dijo...

No, si ya hace mucho que lo veo. La pregunta no es si la gente es/está triste, sino ¿por qué crees tu que esto es así?

Ignacio dijo...

Porque ni gozan, ni padecen; carentes de transcedencia se han objetualizado: todo es lo que la cosmética me dicte, entregados a su leyenda personal se entregan a su papel y no viven, ni se conocen ni aman porque nadie puede entregarse sin saber ni quien es.
Por eso.

Iojanan dijo...

La tristeza de la que hablas, que es verdadera como la luz que nos alumbra, creo que nos viene del color triste con que nos presentan estos pijos de esta izquierda de estos partidos de estas españas, digo, con que nos presentan el futuro porque ellos mismo nunca creyeron y lo que no se cree no se puede transmitir con emociones. La tristeza es mimética, dispuesta al camuflaje y entre estos necios, estos vacuos pijos socialistas y otros se encuentra como en su casa. Qué digo... es su casa..!
Pero tu pluma hoy ha estado llena, bien llena de tinta.

Ignacio dijo...

Gracias

Leznari dijo...

Me encantó leer lo que publicaste en tu post, asi que tire de google y me interesé un poco por la vida de Carlos de Seso.
No se si la tristeza reina en nuestro días, pero quizá eso viene de antaño, guerras, hambre, penurias....hemos crecido con todo ello, así que es lógico que la humanidad prospere ante ello...más inventos, más modernidades, más guerras, más inventos..., todo se mueve ante una sociedad de consumismo, no sabemos vivir sin él, así que es normal que la gente esté triste...damos más importancias a cosas inaturales que a la gente con la que nos rodeamos, miramos con envidia con recelo...nunca con amor...pero es lo que nos han ido enseñando al paso del tiempo.
Saludos.
LEZ

Seneka dijo...

Bueno ... supongo que ya sabes cual es mi explicación al respecto. Por innecesaria (calculo) me la ahorro.

Ignacio dijo...

En absoluto innecesaria; no sólo leo yo esto.

Terzio dijo...

Y un Ave María!

o s a k a dijo...

felicidades por el texto y por los comentarios. Alguien tiene que decirlo: cuanto más arrecian los tiempos, mejor escribes. Ignoro si se debe al dolor, a tus recientes lecturas, al peso (y liviandad) de práctica, a que has cecido como persona, a la inspiración divina o a la suma de varios factores, pero vaya si has mejorado.

Y lo necesitamos. Esto es lo más importante: estás donde se necesita.

Respecto a la pregunta inicial de Seneka, pienso que el origen de la tristeza estriba en la ceguera parcial humana. La mayor parte del tiempo dormimos con los ojos abiertos.

Un saludo,

n a c o
toserve&protect

Peggy dijo...

Quizas la gente este triste porque tiene la certeza de que las cosas nunca cambiaran , una especie de desesperanza y la evidencia de que sus expectativas no se cumplen .

Seneka dijo...

El problema, queridos, el grande y definitivo problema es el de haber expulsado a Dios de nuestras vidas. Porque la alegría sólo puede nacer de la esperanza, y la esperanza sólo encuentra una fuente sin límites en el amor de Dios.

Un abrazo.

Seneka dijo...

El problema, queridos, el grande y definitivo problema es el de haber expulsado a Dios de nuestras vidas. Porque la alegría sólo puede nacer de la esperanza, y la esperanza sólo encuentra una fuente sin límites en el amor de Dios.

Un abrazo.

o s a k a dijo...

estoy de acuerdo, peggy: muchas personas le piden mal a la vida. Algunas esperan algo que la vida sencillamente no puede proporcionarles, y de ahí parte de la frustración.

La sabiduría estriba en conocer lo que la vida ofrece a cada uno y, claro: ir a por ello.

¡ánimo peregrinos!

n a c o
itsrainingagain