viernes, 3 de octubre de 2008

Entropía sub alea

El fin del mundo está cerca: arrepentíos. Eso es lo que nos está bombardeando por todas partes toda la estructura de comunicación y poder que es la repugnante socialdemocracia: el fin del mundo está cerca, arrepentíos: se llama crisis financiera, o se llama crisis económica; no se llama entropía que es el término adecuado para un proceso que termina porque el sistema se ha agotado en sí mismo: Entropía es la palabra: es uno de los principios de la termodinámica; es un término cientifista, nada católico, y politicamente correcto; Entropía: es lo que le sucede al mundo: el sistema se ha agotado en sí mismo, y al fallar tan radicalmente sus valedores, sacerdotes, profetas, y aclamadores montan la gran campaña de publicidad: es la “crisis” la que  lava más blanco: crisis, repiten unos, crisis dicen otros, crisis se oye, crisis se alienta: mientras tanto, van haciendo caja todos los caraduras, vividores, jetas y demás patulea del sistema, que de tanto enquistarse en él desconocen la existencia de la realidad, crisis, y rápidamente a buscar al culpable, elaborando sesudos informes o bajos dogmas: pero justificando siempre dos cosas: una, la culpa es de otro, otra, nosotros los nuestros siempre estuvimos en el lado de la verdad.

Que no es crisis, que es entropía: el sistema repugnante socialdemócrata en su propia dinámica se ha autodestruido, y ahora lo que hay son buitres, carroña y vividores; que no se va a salvar este sistema, y que a poco que se piense no vale la pena salvarlo: es una campaña de publicidad, en el que venden humo con el nombre de crisis, y van a esquilmar a la gente los de siempre, a machacarla a impuestos con esa excusa, a culparlos a todos y a seguir forrándose los de siempre: es un producto financiero nuevo.

La crisis real es que la repugnante socialdemocracia a poco que se estire muestra sus desgarros putrefactos, y nada más: más nos valía avanzar desde nuestra tradición hacia la libertad, que copiar modelos extranjeros de alta infalibilidad: crisis, calentamiento global, enfriamiento global, la capa de ozono, El niño, La Globalización, que querían prohibir internet, y todas esas murgas que llevamos ya veinte años sufriendo, sólo alimentan la repugnante socialdemocracia, todas dicen lo mismo: vosotros teneis la culpa, el fin del mundo está cerca, arrepentíos.

Y así os vaciarán los bolsillos; harán las suturas al putrefacto sistema socialdemócrata, y seguirán esquilmando a la gente normal, que sólo quiere vivir un poco decentemente, ser honesto, querer a una mujer (me la pido) y administrar su vida, con sus aciertos y sus desgracias con sosiego y con su criterio. Nada de principios: evanescencias publicitarias: paz, alianza de maricones, a que huelen las nubes, igualdad y ministerio de el reflejo de tu sombra en mi ventana; todo, para justificarse: nada harán, nada arreglarán: follón, lío, confusión, algarabía, culpabilizar a todos, ellos seguir en la suya, y ver que costurón arguyen para arrastrar esta enorme entropía un poco más.

Es el sistema el que está mal; la gente está bien: el fin del mundo está cerca: arrepentíos: porque ese mundo debe acabarse para esa gente, es un pequeño precio y un gran beneficio: si se cambia el sistema, esa gente saldrá perdiendo, la gente normal ganaremos.

Y si no, seguiremos manteniendo vividores: y yo también quiero un puesto ahí, que tontos somos todos; pero la gente  se merece un respeto, que nadie por ningun lado de todo este enorme entramado publicitario llamado crisis está teniéndole: empiecen por respetar a las personas, tengan principios y verán como las crisis no son tanta algarabía: que se sobrevivió a la morería, aunque hubo que echarlos, y a la peste negra.

La gente nos conformamos con poder hacer nuestra vida; y nos quieren culpabilizar de todo, romperlo todo, culparnos, y además que lo paguemos: más principios, ahí están las soluciones.

4 comentarios:

Interruptor dijo...

¿Insistimos en que hay una crisis de principios y de valores, o sea, crisis de santos?

A mí, es que lo de la entropía me recuerda a móviles perpetuos de primera, segunda y tercera especie, me recuerda a problemas complicadísimos y a un profesor que se parecía muchísimo a Gabi (el de los payasos), pero aún más feo.

Así que eso de la entropía me suena aún menos políticamente correcto que lo de crisis, así que seamos neoprogremente correctos y hablemos de retroversión del crecimiento económico, y hablemos de que las estúpidas costumbres de los consumidores son las responsables de esta situación y de que los males nos vienen lanzados desde los usa (¿quién los usa?).

No se puede ser un facha retrógrado y cavernario, no se puede hablar de ministros incompetentes salvo que nos refiramos a los llanquis.

Decididamente, Ignacio, necesitas un curso acelerado de neoprogresía y neoestupidez, que no acabas de coger los matices.

Para empezar relee de nuevo el último post de Embajador sobre “asinadas”, que ya he visto que lo has leído pero tienes que aprendértelo de memoria y copiarlo 100 veces, si no te quedarás sin recreo toda la semana.

Ignacio dijo...

Tu, le enseñarás a tu padre a hacer hijos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Me extraña que no hayan vendido la crisis (perdone) como la única solución posible para luchar contra el cambio climático y así salvar el planeta. No lo han hecho, pero lo harán. Es tan jugoso el asunto...

Me gusta eso del nuevo producto financiero :)

o s a k a dijo...

lo harán, Don Luis, lo harán

la proposición no de ley ya ha pasado a comisión permanente del Congreso

¿harán avioncitos de papel con ella, como con todas?

n a c o
verparacreer