martes, 21 de octubre de 2008

Chill Ando

Hay un cambio en las formas de la cultura en los años setenta del siglo XX: frente a la algarabía del llamado mayo francés, algarada para destruir París y tapar la verdadera revolución, que era la primavera de Praga, aplastada por los tanques comunistas: en los campus de Berkeley, Stanford, Palo Alto…se está fraguando el presente: ahí anda Gates tramando ya microsoft; Allen, y Jobs que siempre mantuvo (y aún lo hace) que los ordenadores sólo habían de ser para élites universitarias: el magma de composición empresarial con esa orientación le ha funcionado como propaganda, hasta donde le ha funcionado: es gracias a Gates que todos estamos utilizando la red, porque fue la demanda la que inventó el consumo en éste caso. Es el momento de Gaseosa de Ácido Eléctrico, y en España se publica La Saga/Fuga de JB; hay alardeos coloristas de magnificación a la simplicidad, toda la parafernalia montada alrededor de los bitels,otro bluff histórico: la música cambia; pero cómo: si la depresión había traído el Jazz, a los hermanos Marx, y las bandas de asesinos, en ésta época la fechación del cambio musical es clara: Con la publicación de la banda sonora original de Orfeo Negro el sistema de percusión y de inserción de la realidad en lo que se crea cambia la percepción musical del momento: es la nueva oleada del jazz, aunque fomentada por Stan Getz, Miles Davis… el componente viene de esa banda sonora; en la otra percepción de la música como narrativa, en el mismo sitio y en el mismo momento sale la Opera do Malandro: la realidad es narrada con los momentos musicales y a los tempos que se habían utilizado hasta el momento: en Brasil nacerá la MPB y en el resto del mundo los pelmas harán el resto: si bien Stan Getz “suaviza” los temples, llegarán los Ray Coniff que querrán convertir en música de ascensor cualquier obra bien hecha. Ya lo de la MPB y la música de autor genera en Europa especialmente la profusión de pelmas aferrados a un simplismo que no tiene nada que ver con el original:

simultáneamente a como se generan los movimientos de cambio musical, se hacen ya los “arreglos” para que se suavicen las cosas y llevarlas a un grado de amplia aceptación social: se sacrifica la excelencia a una comercialización masiva: todo el mundo dice entender de música y tener su canción preferida; pocos han puesto algo de esfuerzo en el conocimiento y la audición, a veces, ni a los profesionales se les puede pedir eso: simplemente se acogen al guión o a la moda y poco más: andar buscando las raíces o la excelencia son palabras que usan y usos que no practican: simplemente seguir la moda es suficiente, estar a la moda: que te lo den todo hecho: no busques ni indagues en tus gustos o preferencias, sigue la oleada: ni siquiera son capaces de entender un aria de Bach en una película hasta que no leen de quien es en la carpetilla del disco: eso, es lo que ha dado de si la gente; la creatividad es mucho más. Desde entender que la genialidad de Frank Sinatra es mayor aportación al arte que toda la obra de Picasso o saber ver en la BSO de Orfeo Negro o en la opera do Malandro la nueva composición de la música a nivel mundial, pasando por la aparición del jazz frío de ECM como acto secuente: y no se porqué frío: óigase Scalator over the hill, de Carla Bley. Mezclando los ritmos y siempre tuneando en un presunto “ambiente de relajación” se ha llegado a la nada en forma de vacío: ahora la gente se sorprende del fenómeno Winehouse, que vuelve a las raices...de 1931: igual algún día cualquier perpetrador de canticios actual va y escucha a Lorca tocando el piano; no creo que les vengan epifanías: nada espero, porque nada se ve que de pábulo a la esperanza.

Tras el estreno de Hair, el fenómeno se disparó: no era una cuestión antimilitarista, era una cuestión de modernización por pura evolución del sistema: individuos por sí mismos elaboraron los productos que hoy gozamos para poder estar en contacto, individuos, que no sociedades, juntas o movimientos sociales organizados; individuos,que con su esfuerzo y creatividad hicieron que sea posible que yo ponga aquí hoy las formas de que escucheis a Lorca al piano, la banda sonora de Orfeo Negro,la canción de Scalator over the hill del album de Carla Bley ; y que permite que sin mediar permiso de nadie, esfuerzo editorial, ni tener que hacer ninguna obligación a un servicio, orden o cátedra pueda yo contar lo que yo considere oportuno: mis lectores me eligen a mi ¿acaso hay mayor libertad? a todos y cada uno les estoy agradecido: supongo que lo normal en la blogosfera; si me elijen es muy de agradecer: no lo es tanto ver copias de posts míos triunfando por ahí debidamente tuneadas para parecer cientifistas y cosas así: pero la realidad es la que es no la que yo ordeno que sea: yo lo escribo, otros lo “re – Elaboran” para “enseñar al pueblo” o algo así. Parece ser que todo “el pueblo” menos ellos son tontos, o eso creen.

La formación y el grado de penetración en el conocimiento y la sabiduría o su pretensión lo definimos cada uno: no soy mejor que los que deciden ir a la moda y dejarse llevar por la oleada; pero tampoco soy peor: y si he buscado la excelencia, quizá lo he hecho mal;quizá el error sea no instalarse en la mediocridad: quizá la red da todo: algunos instalamos la excelencia en un punto; o quizá buscamos un paso más, siempre un paso más, y valoramos en quien va por ese tránsito su obra: la transcendencia no se alcanza, pero la comprensión del ser humano como transcendente es algo que condiciona fuertemente: si consiguen que la gente pierda su concepción transcendente (y no pido que entiendan lo de la revelación del cuerpo místico de Cristo) y si consiguen erradicar la instigación de las inquietudes del alma por productos prefabricados y religiones extranjeras de alta infalibilidad, ahora, en el fragor del siglo XXI hay una responsabilidad individual: cada cual se haga responsable de sí mismo, a pesar de la ceniza de la socialdemocracia que pretende unificar a la baja a todo el mundo para poder engañarnos mejor: mejorar nosotros es cosa nuestra: cada cual a su albedrío. El sistema en su putrefacción no podrá con las personas: España sobrevivió a la peste negra.

La realidad es que la gente prefiere que le digas lo que debe oir, lo que debe leer, lo que debe hacer como vestir y amar, con un guión que elaboran según unos arcanos muy simples y sencillos: nadie pida a la vulgaridad profundidades, no pidamos a la bajeza elegancias: su vida es un montón de sobres de azúcar para el café que llaman “manual de autoayuda” y ya se van viendo por ahí, hasta en las tv, a gente cuyos padres se han guiado en la vida por manuales de autoayuda, que son profundamente lamentables: no leerán el Quijote, sino una versión reducida “para gente sin tiempo” y cosas así; no sabrán de poesía ni la habrán leído jamás, pero afirman tener “mucha sensibilidad” y por supuesto coincide su personalidad tal cual su horóscopo manda; no esperemos la excelencia ahí, sólo son reflejo de la sociedad actual, y eso es la masa en toda la vida pública y privada. ¿sois mejores que ellos?

A mi cada día me preocupa más ser más mejor que yo mismo, que compararme con nadie.

El planteamiento es muy, muy otro: sólo aprende el que quiere aprender, el que quiere dejarse llevar por la oleada, andará liado con su córcholis y mecachis e intentando navegar en todas las aguas; hasta que vea que de tanta tibieza esas aguas son el vómito de la bestia, y sea yo, sean otros, la red es el espacio de la libertad: la red es la perfecta continuación de la tradición del senado y el pueblo romano que aun no hemos dejado de serlo, mor que se empeñen. Y la persona, sea creyente o no, lo es por la trascendencia: por eso las muchachas suspiran por amores y los muchachos suspiran por ser los de esos amores; en eso andaba la evolución de la cultura cuando se empeñan en que nuestra vida sea una música de ascensor, una miseria repugnante y amargada; quitándole a la persona la posibilidad de su propio ser diluido en una masa amorfa y ridícula. Cada cual elije en que bando está: hay cosas más importantes que la propia vida, por eso la propia vida es apasionante.

9 comentarios:

o s a k a dijo...

madre mía, ¡este post podría haberlo escrito yo! al menos la inmortal segunda mitad...

n a c o
sóloqueno

Ignacio dijo...

Pero que jeta tienes

o s a k a dijo...

en serio: "a gente prefiere que le digas lo que debe oir, lo que debe leer, lo que debe hacer como vestir y amar, con un guión que elaboran según unos arcanos muy simples y sencillos: nadie pida a la vulgaridad profundidades, no pidamos a la bajeza elegancias: su vida es un montón de sobres de azúcar para el café que llaman “manual de autoayuda” y ya se van viendo por ahí, hasta en las tv, a gente cuyos padres se han guiado en la vida por manuales de autoayuda, que son profundamente lamentables: no leerán el Quijote, sino una versión reducida “para gente sin tiempo” y cosas así; no sabrán de poesía ni la habrán leído jamás, pero afirman tener “mucha sensibilidad” y por supuesto coincide su personalidad tal cual su horóscopo manda; no esperemos la excelencia ahí, sólo son reflejo de la sociedad actual, y eso es la masa en toda la vida pública y privada. ¿sois mejores que ellos?"

la próxima vez lo escribo yo. De momento me queda felicitarte

de paso, en nombre del consejo asesor de la Galaxia, gracias por los linkazos

n a c o
upgradedpadawar

Ignacio dijo...

Escribir eso es desde el dolor; me alegra que te guste: me gustaría que no lo vivieras

LUIS AMÉZAGA dijo...

Y qué decir del remate final. Para enmarcar. ¿Seguro que no lo he escrito yo?

Ignacio dijo...

No vale burlarse

Dhavar dijo...

Un fresco, o collage o lo que sea muy bien traido, si señor.Eso de mejorarse y no compararse con terceros sino con uno mismo es la etica del corredor de fondo, la única correcta, por cierto, porque las dotaciones biograficas,etc, aunque parezcan semejantes, esconden diferencias abismales.
En cambio, no te puedo seguir con la comparación con Roma y la Red.SPQR era una articulación única entre patricios y plebeyos, que luego se formalizó con la auctoritas senatorial y plebis scita.
Y la Red, con su vocación de explicita de factor "plebiscitario" no parece el caldo ideal para que una auctoritas eficaz que contrapese el actual democratismo monocrático de partido.

Ignacio dijo...

Es la evolución natural y lógica desde el cursus honrum al cursus blogicum: somos esa herencia, directamente el blog no es sino el códice miniado; el papiro de Claudio...somos esa evolución, linea directa.Un poco lo insinuo aquí

Sandro dijo...

La gente no prefiere nada, solo hace lo que le dicen, pero sin preferir que asi sea, prefieren los caballos ser caballos? o las vacas vacas?.