jueves, 23 de octubre de 2008

Armando una pared con cartas marcadas

El meollo social consiste en una trama urdida de leyes en la cual sólo los leguleyos y demás patulea se benefician: se cambia el nombre a la renfe, su esencia, se tunea un tren, sigue sirviendo para lo mismo pero hay quinientas compañías chupando pasta de la “gestión” con todos esos sueldos de empleados que a saber en que emplean su tiempo (su vida, no vale nada) La gestión de la sociedad pasa por un sistema judicial, que es algo ya de chiste de películas de “loca academia de…” en una sociedad en la cual sólo se medra en de por y para la administración, la falta de libertad es la norma: ¿y de que me extraño, si Pepiño en sus palotes le da lecciones al Papa? aquí está todo pensado para que sólo los burócratas o aspirantes puedan medrar económicamente: los juicios de divorcio son tan sólo sistemas de extorsión, y nada más; la administración sólo se explica su existencia en su propia existencia y justificación; No hay de que extrañarse si ahora empieza a resultar que la codicia hace ley y se enseñorea de la sociedad: el gobierno DA DINERO a los bancos que le niegan el dinero a la gente, y aumenta el negocio de unos para que sigan saqueando a otros ¿que pasa si se cae la banca, si el periódico el mundo deja de salir o si se hunde la cope? quien juega con dinero acaba teniéndolo. Y eso es el asunto.

La riqueza es producto del trabajo: hablemos mal de Bill Gates y de la inventora de Harry Potter; pero los especuladores de dinero y poder no generan nada para nadie. El dinero debe ser producto de la riqueza y la riqueza es por trabajo y no por engaño, estafa, política o especulación y usura: el que se arriesga si pierde, que se joda.

Dejan de lado al gobierno de España en todas partes, Normal. El presidente del gobierno es un imbécil. Y encima hay un partido que dice ser oposición que están a la altura cerebral de Pepiño el de los palotes: por favor señores un poco de seriedad: no saben hacer nada, no dejan hacer nada, todo lo que tocan lo rompen y allá donde van la cagan: Debemos acabar con la repugnante socialdemocracia.

4 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

O refundarla :)
En mi opinión poco podremos hacer en los próximos tiempos. La corriente nos va arrastrar a todos, y cuando amaine será el momento de ver dónde hemos quedado. Ahora toca menos capital, quiebras, fusiones, reestructuración, menos consumo, menos producción, carencia de materias primas, paro y supervivencia. Después, con lo que quede, imaginación y valores.

o s a k a dijo...

con la misma contundencia con la que Ignacio se explica, aplicaría la receta de Don Luis al momento que nos ocupa (y procupa): los valores y el ingenio deben multiplicar sus fuerzas y hacer frente a las crecientes embestidas, provocadas por el miedo, la codicia y la ignorancia. Nos va la libertad en ello.

n a c o
imaginaciónalpoder

Dhavar dijo...

En los USA han acuñado una nueva palabra a propósito de esta "crisis":

"banksters"

Embajador en el Infierno dijo...

Bill Gates no es buen ejemplo para lo que quieres decir. vale el tio no es tonto, se lo ha currado y tal. Pero claro no todo el mundo tiene la oportunidad de que tu papa te ponga 1 mn de dólares de la época para empezar, y que resulte ser amigo del consejero de IBM y tal y tal....

Oye a otros les caen oportunidades tan buenas o mejores y las dilapidan, pero este no es el mejor ejemplo del hombre hecho a si mismo.