martes, 2 de septiembre de 2008

La ciencia necesita más becas

Un científico estadounidense descubre por qué es tan difícil matar una mosca

Michael Dickinson ha dedicado toda su vida al estudio del vuelo de las moscas en su laboratorio tecnológico de Pasadena. Ha construido numerosos dispositivos para calcular los ángulos de las alas, la velocidad de movimiento, la rotación, el par motor o la dinámica de fluidos. Dickinson ha descubierto por qué es tan difícil matar una mosca y aporta una solución.






Mandan huevos.
En acercándose a la catedral de Burgos y viendo el papamoscas; ese apañao: ale,a pedir todos becas: en los comentarios, poner el tema a estudiar.

5 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Qué dificultad tiene ese señor en matar una mosca? Con el tiempo que hace que se inventaron los cañones.

La ciencia avanza que es una varvaridaz.

pcbcarp dijo...

Gracias por la mención, Ignacio. Juro que no ha sido desprecio, sino ausencia. Es que me he tomado un descansito blogosférico porque si no a ver cómo encaraba el nuevo curso... Gracias, que además lo del paréntesis deja claro que se trata de un establecimiento de hostelería.

La verdad es que las cosas a las que se dedican algunos científicos son la mar de raras. Aunque, por lo menos, existen.

Interruptor dijo...

Dicen que cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo.

¿Este tío se ha neterado de que existe algo llamado insecticida?


medistraelvuelodeunamosca

bitdrain dijo...

Parte de este tipo de estudio, éste en concreto acaban en Pasadena bajo algún membrete y el diseño de un nuevo y sofisticado aparato volador. En este caso, el prototipo para la poderosa aviación americana.

o s a k a dijo...

a mí el artículo ése me deja un poco mosca

hablando de artículos matamoscas, un amigo me ha regalado este verano una especie de raqueta que las deja fritas a mini-descargas eléctricas. Y estoy casi seguro que el genio que lo inventó no se pegó cien años estudiando el aleteo del bichejo en cuestión.

n a c o
mosqueado