jueves, 11 de septiembre de 2008

Eousque tandem

Como al Santo cuerpo iluminado, necesitamos un patrón de los bloggers: aunque sea para encomendarnos fuera de nosotros, aunque sea para hacer el disparo simbólico que nos transporte a las islas más allá del horizonte, necesitamos un Santo para los bloggers: corremos el riesgo del que la onu dedique un día mundial del blogger sin fronteras o alguna estupidez de tal calibre; y eso, no es de recibo: necesitamos ese santo, con su peana, para una buena encomienda.

Lo ha resumido muy bien un lector (que se identificará si quiere)

La idea de elegir como patrón de Internet –o, al menos de los blogueros- a alguien que escriba en soledad sin importarle si alguien le lee


Y llevamos ya varios posts con el tema: la propuesta original (mía) era Isabel la Católica, por aquello de que llevaba un libro de horas; ganó puntos Torquemada: hecha la faena, se retiró a su celda a escribir sin saber quien le iba a leer; Luego hay una interesante argumentación de defensa de Colón

…propongo a Cristobal Colón, ya que representa a la gran mayoría de los bloggers
Colón salió de Palos de la Frontera sin tener muy claro donde iba, llegó a América y no sabía donde estaba y regresó a España sin tener ni idea de lo que había hecho.

A todas estas, Naco propone la formación de la corporación dermoascética.

Pero claro, llegó el Deán y nos puso en nuestro sitio:

Falla la mayor: Para ser Patrón hay que ser Santo reconocido, inscrito en el Santoral o Martirologio.
Item más: El nombramiento le toca a la Iglesia, no es competencia de simples láicos.

Bartleby, el escribiente, en su escritorio; Melville: somos Achab, buscando nuestra ballena, somos el monje miniando códices; somos el ermitaño apuntando hacia el cielo, somos Bastida indagando la gramática, y somos Barallobre defendiendo el Santo cuerpo; somos el coronel Buendía, haciendo pececitos de plata en su taller en Macondo; somos el niño con una tiza de Paradiso, somos Blind Pew entregando la mancha negra y somos los propietarios del Benbow Inn, somos Long Jhon Silver y somos el niño que le facilita la barca; somos el Ciego y el Lazarillo; somos el retablo y las maravillas;somos el inquisidor de los temas, y somos el reo de la inquisición de nuestros lectores, somos los rincones de la biblioteca infinita de Borges, somos la espada y el muerto; somos los que por aqui andamos: somos bloggers.

Y necesitamos un patrón.

8 comentarios:

Mary White dijo...

Bueno,pues la Santa Iglesia Católica ya tiene patrón de internet: el beato Santiago Alberione.
http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=10331

Ya, ya... no es lo mismo internet que los blogs, pero seguro que en breve se nos adelanta.

Fernando dijo...

No entiendo de teologías ni de santos, pero la comparación entre el blogger y Colón, que no sabía de dónde venía ni a dónde iba ni a dónde llegó, me parece exacta.

Terzio dijo...

Lo que más me gusta de toda esta gran "Demanda del Santo Patrón" es la claridad de principios: Se busca Santo y no santa, Patrón y no patrona.

Y repito que me gusta.

Añadiré otra apostilla: Las cosas celestiales se piden al Cielo. No son invento de los de abajo, sino don de El de Arriba.

Conque sursum corda, fratelli: Sursum corda!

'

Ignacio dijo...

Bien: vamos aclarando la cosa.

JM dijo...

>>>Lo ha resumido muy bien un lector (que se identificará si quiere)

La idea de elegir como patrón de Internet –o, al menos de los blogueros- a alguien que escriba en soledad sin importarle si alguien le lee>>>

No me importa en absoluto indentificarme, aunque te agradezco la discreción.

Por seguir la historia del patrón -patrona lo considero una contradicción (algo así como una miembra); en todo caso, una matrona-, el argumento de Colón es muy sugerente... no saber a dónde se va... vale...

Pero Colón era cualquier cosa menos un desinteresado. Muy distinto a todos los que, como nosotros, gastamos muchas, muchas horas de nuestro tiempo libre tan sólo para contar a otros lo que consideramos interesante y que otros más allá no cuentan -o no se enteran.

Patrón o matrona, debería ser un maldito bien maldito. O un hereje. O, incluso, una miembra desorejada. Yo tengo varios nombres en la cartera de malditos e, incluso, de desorejadas, que serían mis preferidas como matronas.

Un saludo a todos, y gracias a Ignacio por tanta inteligencia como nos regala.

JM

Ignacio dijo...

Aquí la inteligencia está en los comentarios, siempre: es el wellstanchaung de La Galaxia.

Malditos me encantan; pero da nombres, que loas y detractores habrán, no lo dudes.

Anónimo dijo...

¿es mejor un santo que una santa?

AMDG dijo...

El patrono de la telecomunicaciones es el Arcangel Gabriel. También vale.

Además es multiculti, porque los mahometanos dicen que le sopló el Alcorán a Mojamé. Todos sabemos que fue el Maligno disfrazado de (versos satánicos), pero vale igualmente.