martes, 9 de septiembre de 2008

Ateo

La carencia de gracia permite cierta perspectiva y objetividad. Los que se proclaman ateos suelen ser detractores de la iglesia católica, normalmente por envidia; y no es que no crean en Dios, es que creen que Dios son ellos; por puras razones de envidia, falta de comprensión y negligencia intelectual prefieren aferrarse a los tópicos malignos sobre la iglesia católica, que estudiarla conocerla y valorarla. Acaban, implacablemente, entregados a religiones extranjeras de alta infalibilidad, ricas en omega tres y bifidus activo; en el cientifismo declarándose científicos o partidarios de la ciencia, como si hubiera una relación de oposición, y desconociendo la ciencia per se, adorándola además; eso si: elaboran todos inexorablemente una lista de pecados, normas, reglas no escritas o sí, de obligatorio cumplimiento, y discriminadoras en su esencia: inventan el pecado, siempre.

La diferencia es que la Iglesia católica primero inventó el perdón, luego, los pecados.

12 comentarios:

Interruptor dijo...

¿Esto va con intención por el comentario que hice en el blog de Embajador? XDDD

Dhavar dijo...

La Tradición Judeo cristiana primero sentó el pecado y el código que lo crea (San Pablo dixit ).Después, la redención. Obviamente lo sabes.Pero sí es cierto que la doctrina increíble del Perdón de los Pecados es exclusiva de esa Tradición.
En otras "posiciones", o bien se pretende que no hay pecados, o hay cien mil pecados irrelevantes y ningún perdón.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Ya lo he comentado alguna vez, no dejemos al ateo que se apropie de la ciencia para cubrir sus carencias. Seguiremos luchando.

Seneka dijo...

El perdón es un concepto exclusivamente cristiano. La tradición judia contempla la compensación, el sacrificio expiatorio, pero no el perdón como lo conocemos los cristianos. Así pues, eso de la tradición judeocristiana no acabo de entenderlo.

Por lo demás, estoy con Ignacio: en el plan de dios estaba antes el perdón que el pecado. Pensándolo en términos causales es al revés, por supuesto.

o s a k a dijo...

gracias por la aclaración, Seneka, porque empezaba a enmarañarme con el sistema causal y no me salían las cuentas

n a c o
bancarrotamoral

Seneka dijo...

Miraqueresmalonaco

Ignacio dijo...

No es malo, sólo es un párvulo un poco díscolo atrapado en su encorsetamiento, el cual le vamos a sacar a guantazos en el patio de parvulario tomista.

o s a k a dijo...

¡aaaaaamén hermano!

n a c o
ceroabsoluto

Embajador en el Infierno dijo...

Tres observaciones:

1. Dhavar me lo ha quitado de la boca, pero yo le doy un ligero meneo lateral: las "filosofías" contemporáneas o bien tienen pecados pero no perdón, o bien contemplan perdón pero no pecados.

Es todo la mar de extraño.

2. En una interesante crítica al ultimo esputo de Fesser, un blogger decía para acabar:

"Al final de la película me queda la sensación de que Fesser sabe que Dios existe, pero está encabronado con él. Si no, tanta rabia soterrada es difícil de entender."

3. Ignacio, ¿Has leído a Papini?. Si no lo has hecho deberías.

Terzio dijo...

Mucha, demasiada opinión.

Tu, autem, crede.

'

Eduardo Cabrera dijo...

Glorioso, Ignacio. Tómate una a mi salud.

Ignacio dijo...

Vale.