martes, 5 de agosto de 2008

Algo que aclarar

El sistema judicial del postfranquismo es la evidencia mayor de la perversa trama del poder dictatorial: es un arma de sumisión, ni siquiera de aplicación de las leyes, ya no digamos de la justicia.

Se excarcela a asesinos múltiples por su amistad con el gobierno: se da libertad total a dos estafadores por su amistad con el Rey, cien personas en la carcel por delitos de tráfico: nadie se aavergüenza de ello.

Hay demasiados muertos en el armario del sistema judicial: Lasa y Zabala, El capitán Kan, Mario Conde, Ruiz Mateos, y demás manipulaciones sociales de la repugnante socialdemocracia; hay omisiones onerosas, hay silencios acusadores, hay leyes que repugnan a la inteligencia, como la discriminadora del hombre, hay todo un sistema que sirve tan sólo a beneficiar al poderoso y hundir al pobre: por eso, se les llena la boca al hablar de democracia. Tanto denuestan a Franco, porque al fin y al cabo están haciendo lo que le achacan a el: es el modelo a seguir, ese Franco imaginado de represión y horror es el modelo que quieren ser ellos, y vamos ahí a pasos agigantados.

Una cosa si está clara: España no es patria del rey Salomón.

3 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

¡Ojo!. Lo de "postfranquista" puede conducir a error. De hecho todo empezó con el código penal de 1973, garantista a tope.

Anónimo dijo...

Desde las antipodas se ve claro. Europa esta abocada al abismo de la III Guerra Mundial.
F.F. Poirot.

JC dijo...

No puedo contradecir al embajador, pero sí me atrevería a añadir que el codigo penal sería garantista en coherencia con un régimen paternalista y , más que probablemente, elaborado no gracias al caudillo sino más bien por destacados 'progresistas' de la época, como cualquiera de los Lópeces, etc...