jueves, 12 de junio de 2008

Supra flumina

A un amigo le amosca y me cuestiona cuanto de los intereses en la destrucción de Europa puede haber tras la cuestión del petróleo: de haberlos, que los hay, tienen en los partidos europeos un gran aliado, emperrados en la destrucción de Europa; F.González va a Irán, habitualmente: insultemos a Aznar.

Europa si algo es es catolicismo; para El Papa es San Colombano; para la galaxia es el Camino de Santiago la definición más vertebral de Europa: tu a tu marcha, al final nos vemos.

Se habla de resistencia, se habla de “hacer algo” se habla de oposición. Un mundo en el que toda Hispanoamérica es la epitome del fracaso: de rio Grande al estrecho de Magallanes nada va bien: los que viven ahí se van a otro sitio en cuanto pueden, preferiblemente aquí: y para muchos es un ejemplo aquello: el que no ve  es porque no quiere ver, viva la revolusión.

La repugnante socialdemocracia ha empezado a abanderar por todas partes un mundo de maldad: es desastre total, no hay ética ni moral, no hay confianza ni control, no hay más que cosmética y estupidez: es igual, sistematicemos eso, no vayamos a tener que esforzarnos en algo y nos rompamos una uña: Que alguien me diga como se le dice a un imbécil como Pepiño el de los palotes que está equivocado: está triunfando, forrado y sólo sabe hacer el mal: y eso es lo que compone la socialdemocracia burócrata actual. ¿creeis que esos van a cambiar con razonamientos?

Oponerse al sistema, pasar a la acción ¿que? ¿Matar a gente, ser como ellos? por favor, un poco de estilo.

No hay que oponerse al mal. Eso es jugar su juego. Es más fácil: a ese juego no hay que jugar, que jueguen solos y en su inmundicia se vean.

En toda la historia del mundo sólo hay una persona que haya conseguido revolucionarlo: la Madre Teresa, que, pasando de todo, nunca mejor dicho, se empecinó en su criterio, y se dedicó al amor, en su más amplia acepción: el amor es la caridad, dar todo a cambio de nada, no la confusión con la compasión: padecer y gozar juntos: es una parte, pero no el todo.

La madre Teresa simplemente actuando en conciencia y limpieza revolucionó más al mundo que tantos mediocres embebidos de si mismos.

Hay que actuar, desde uno mismo hacia uno mismo y en el nombre del Amor: no hay profetas nuevos ni nuevas enseñanzas desde el Evangelio: hay maestros malos, peores, incultos, malvados y perversos, pero la lección está ahi, para quien quiera aprenderla.

El paradigma de la mujer moderna es la madre Teresa: dió su vida por amor, hizo lo que le dió la gana, a su criterio y en honestidad, y fué integra; otros miran al cosmopolitan, todas se ven en el espejo maravillosas, menos la ministra Aido, que en el espejo sólo ve problemas de los que los demas somos culpables de que ella no haya resuelto.

Hablarán de feminismo, de amor, de revolución, de cambio, de oposición, de lucha, de emancipación, de lo que sea, pero el ejemplo a seguir es ese: actua en conciencia limpia, y no para una conciencia universal dictada desde los más altos pozos de la estupidez.

Es una mujer ¿no vale para los hombres?

La estupidez de buscar la confrontación sexual, es ridícula intrínsecamente. El modelo está ahi, sirve para la oposición en Hispanoamérica, en España, en Europa, sirve para las personas, irrita a los burócratas y demás socialdemócratas de la hez.

3 comentarios:

The sea, the sky, the dust dijo...

tu si que eres un profeta. Por cierto, el texto se colgó por error, ahora ya está colgado terminado.

Saludos

Juan Carlos dijo...

Dices "buscar" la confrontación sexual. ¿No está ya instalada?

Ignacio dijo...

No en mi. Aellos les benficia y la cursileria femmenina les da alas; es custion de las personas.